Respeten sus progreleyes y no sean contradictorios censurandome.

El Congreso no promulgará ninguna ley con respecto a establecer una religión, ni prohibirá el libre ejercicio de la misma, ni coartará la libertad de expresión ni de la prensa; ni el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y de pedirle al Gobierno resarcimiento por injusticias.
(Primera Enmienda de la Constitución de los EE.UU., ratificada el 15 de diciembre de 1791.)



Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Articulo 19 de la Declaración Universal de los Derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948 en Paris.



- 1. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber ingerencias de autoridades públicas y sin consideración de fronteras.

-2. Se respetan la libertad de los medios de comunicación y su pluralismo.

(Artículo II - 71; Título II concerniente a Libertades del Tratado para el que se establecia una Constitución Europea)

domingo, 25 de agosto de 2019

Llegaron



 En una vida tan solitaria, poco es mucho para mí. El otro día conocí a una mujer y le di unos besos, en su casa. Todo muy rápido. Sin embargo, no hubo consumación del repentino "vínculo".  Solamente la fantasía en el aire, quizás como anticipo de caricias más profundas. Como sea, celebro este evento inesperado. Muchas veces, lo espontáneo le da sabor a todo. Siempre hablo de cortar la rutina, conocer gente, abrirse a experiencias distintas. Se dio. Tal vez no me vuelva a escribir. O quizás lo haga con frialdad, para no sentirse culpable de jugar con un idiota. No sé qué puede pasar. La clarividencia me cuesta trabajarla en relación a mí mismo por un lógico conflicto de intereses. Quisiera algo con ella, pero ya lo dicen los millennials en redes sociales: "Lo que sucede conviene". Veremos...

sábado, 24 de agosto de 2019

La deslealtad de los liberalotes



A los amigos y compañeros se los banca siempre y en todo lugar. A menos que se pruebe que son violadores o asesinos de inocentes. A la piba del partido de Espert la dejaron tirada por dos chocolates, un chicle, una crema y dos bolsitas de fiambre. ¿Para tanto? No mató a nadie. Las críticas deberían dárselas puertas adentro. Con esa actitud de vigilantes que tienen los liberalotes, nunca van a lograr nada en política. Ante todo, la lealtad...

En defensa de Eliana Scialabba



Los peronistas somos moralmente superiores porque sabemos perdonar a los chorros que hay en nuestras filas. Los vamos a visitar a la cárcel incluso. Llevamos hasta las últimas consecuencias las enseñanzas de Cristo. Los liberalotes y globertos son los fariseos de este siglo, unos hipócritas. Eliana Scialabba tuvo un desliz, posiblemente producto de ser cleptómana. Necesita ayuda y contención, no palo ni linchamiento mediático. No olvidemos jamás "el capítulo de las abejas" de Black Mirror. Grave es sacarle el pan de la mesa a un pobre, a un niño o a un jubilado...

Eliana Scialabba heroína



Tengo amistades que han hecho cosas peores que la Mechera Espertiana y no he dejado de frecuentarlas. Los burguesitos liberalotes se escandalizan por dos chocolates, chicles y un poco de fiambre. No tienen calle. No conocen Lugano, Soldati ni el Konurmalo. Les falta barro y barrio, territorio y militancia. Por eso, por esa actitud vigilante, los mal llamados "libertarios" están condenados al fracaso. Aplaudo a una persona que se lleva algo de una cadena importante. Un verdadero acto patriótico y revolucionario, una acción realmente libertaria. Yo veo mal chorearle algo a una viejita que tiene un puestito de morondanga en una feria. Pero Coto es lo peor que hay. Yo laburé para esa compañía. Lo mismo familiares, amigos y conocidos. Una bosta. Las cadenas de intermediación parasitarias están condenadas a la extinción. El macrismo no quiso que se instale el Mercado Central en los barrios porteños. Pero ya les va a llegar la hora a "yo te conozco" y a las empresas extranjeras. Con Pindonga y Cuchuflito, vamos a hacer la Patria Socialista (?). ¡Aguante Samid! ¡Viva Perdón carajo!

martes, 20 de agosto de 2019

Un otro en mí



  En materia afectiva, creo que me conozco muy poco. Al haber tenido escasa experiencia en el amor, no puedo afirmar con certeza cómo obraría ante ciertas situaciones. Tengo miedo de dañar a alguien (generar falsas expectativas o ser infiel). Tantos años de soledad tal vez puedan predisponerme mal. Algo así como no casarme con nadie e ir por todas. Ojalá no caiga en ese juego. Sé que todo este enredo se leyó y escribió mil veces y pido perdón al lector que no me conoce. Pero al que me sigue, de seguro le sorprenderá este giro. No creí jamás que iba a exteriorizar un planteo de esta naturaleza. Siempre me quejé de no conocer gente. Ahora, ante una posibilidad incipiente, temo hacer el mal. Dios me libre...

viernes, 16 de agosto de 2019

Matrices del mañana




  Matrix, película que amo, puede hacerse realidad y no es novedad. O, como dice la canción, "el futuro llegó hace rato". Lo de estar conectados a aparatos en estado vegetativo no merece mayores comentarios (comparación bastante obvia). Hasta acá, nada de lo dicho parece muy original. El problema: ¿cuáles son las imágenes que vemos en nuestra caverna? La matriz que encierra a muchos está empapelada de pornografía. Sombras que se mueven en un mundo de desnudos y naturaleza fingida y reproducida artificialmente. Sin aura, desde ya ("la época de la reproductibilidad técnica").

  Porno, intervalos de Netflix, comida que te lleva un venezolano, drogas que te entrega otro extranjero (o no) y la vida que se te pasa en tu "zona de confort": soledad y un cubículo para vos. Desde ya, está descripción se limita a un segmento específico de la población: millennials. La categoría en cuestión se aplica solamente a jóvenes de clase media urbana. Hecha la aclaración, voy al punto que pretendo destacar: la pérdida de vínculos sociales. Porque Tinder y Happn no generan que la gente tenga más sexo o se den más noviazgos (según estadísticas, no la anécdota del exitoso que conquista con y sin aplicaciones). De la misma manera, el delivery no significa comer mejor. Tampoco las redes sociales socializan verdaderamente a otarios que se la pasan insultando en ellas. Digo, se construyó un gran calabozo virtual para el dragón que tenés debajo del pantalón...

  Antes, cuando se vivía menos y en peores condiciones, la religión daba larga esperanza a las masas: la eternidad. Ahora, que se vive más y mejor, la cultura se centra en un placer bien efímero: el orgasmo, big bang retroactivo hacia el cual van todos los esfuerzos humanos. Interesante cómo en otro tiempo, tiempo de penurias, el ideal era expansivo: Dios. Hoy el anhelo social, el de la humanidad culta y progresista, se concentra en los caprichos del clítoris, divinidad de este siglo. Sí, te tiro el título: "El clítoris: dios del siglo XXI". Les puedo asegurar que la anatomía femenina es muchísimo más demandante, cambiante e inconstante que la perfecta deidad judeocristiana. 

  Paja y agua para los camellos...

miércoles, 14 de agosto de 2019

Dejo de sueños



Hola, ¿cómo te va? ¿Qué decís? Veo que nada. Sigo con la escritura de esta charlita muda. Sueño con mirarte, Chica Instagram que no me deja ser su seguidor. Muy demócrata no parece la Señorita Silencio. Digo, una vez le dije que tenía ganas de verla y solo por eso me deportó del incipiente afecto. Lamento que haya tantas mujercitas que rechacen ser amadas. Obvio que son libres de decir que no, desde ya. Pero a veces creo que el mundo se llenará de hombres solitarios que en vano perseguirán los deseos del corazón. Muchos tipos se suicidarán por amor. Imagino una sociedad global llena de grietas, con millones y millones de islitas de infelicidad. Desde ya, no aliento la autodestrucción. Pero advierto que se vienen días de veneno y fuego, magia y horror, culpa y temor. ¿Soluciones posibles? Creo que muchas frustraciones sentimentales se dan en el marco de un contexto cultural que genera falsas expectativas: series, películas, novelas, obras de teatro; clases de educación sexual, pornografía, libros, revistas y otros medios. Un mensaje que dice algo así como que la soledad no existe más que como patología de unos pocos. Se crea un clima de ser y pertenecer que alienta la mentira: "Yo me acosté con ella y también con la amiga". No aclaró el hablante que ese éxito copulatorio se dio solamente en sus fantasías de cuarto húmedo...

  No creo que sincerar las relaciones humanas vaya a acabar con ciertos sufrimientos existenciales de muchos. Pero ayudará a descomprimir el sentido de esta época. El mundo está colmado de hijos no deseados, divorcios, matrimonios infelices, noviazgos por interés, hombrecitos vulgares, féminas brutas, viejas degeneradas, viejos borrachos y jóvenes incultos. Como constructo cultural, la revalorización de la soledad podría significar algo interesante. Aunque se corre el riesgo de confundir pobreza con austeridad o hambre con dieta. Simplemente abogo por un cambio en las relaciones humanas.

  A todo esto, ¿dónde me encuentro? Camino solo. Me gustaría conocer gente, pero no se me da. Lo sufro. Lo siento. Aunque ver mundos ajenos sin poses me hizo dar cuenta de que mucho de lo que brilla es oro que se le robó a los indios: ficciones bancadas por tesoros mal habidos y decoradas por modelitos bañadas por toda la mala leche del universo...

Ocasión de llamarles


 
 

La guerra contra la cotidianeidad, pero librada en ella. Digo, la contrarrevolución se hace en el seno de la revolución misma. Desde siempre y para siempre. Creer o no creer. A ver: sostengo la voluntad de ser saboteador en el día a día. Pecados veniales contra la moral santa del aburrimiento y la rutina. No hace falta cruzar el mundo para fabricarse ciertas libertades. Por ejemplo, volver a casa por un camino distinto de vez en cuando. O decir esa palabra rara que tu boca busca eyacular. Sí: meter el bocadillo lleno de leche y olvidarse de las caras de escándalo de los que te oyen. Caminar con actitud desafiante y observar con desprecio a los burgueses, que votan verdugos, como Macri, para que vos, trabajador peronista, te mueras de hambre. Pinchar los globos de los ricos y masturbarse pensando en sus esposas...

Algo más serio



  ¿Para qué la seriedad si el mundo se te va a reír igual? Me muevo como un bufón porque no quiero exponer mis sentimientos al trauma de la burla. Si se van a mofar de mí, que sea por payaso y no por poeta...

Macri nunca más

martes, 13 de agosto de 2019

Fin de ciclo



  No suelo hablar de política de manera directa, pero la aplastante victoria del Frente de Todos me obliga a la excepción. Digo, me gusta la literatura del yo, el fragmento, la brevedad, el tormento, el sexo y la soledad; evito convertir mi obra en un panfleto sin más. Aunque, vuelvo a reiterar, los sucesos electorales me quitaron de mi paja mental. Bien, vamos por lo primero: festejo este resultado. Lo más importante para la Argentina es expulsar a Macri para siempre. A Macri y a su séquito de delincuentes, como María Eugenia Viral y Marcos Peña. Desde ya, no creo que los Fernández tengan todas las soluciones a nuestros problemas económicos y sociales, no obstante, las expectativas se renovarán a lo largo y ancho de la Patria. Habrá momentos muy duros, una verdadera pesada herencia, mas todo tenderá a un equilibrio general en poco tiempo relativamente hablando (imagino dos años de zozobra).

  Si al mentiroso de Mauricio se lo sostuvo a sabiendas de lo que era, ¿cuánto más capital político tendrá Alberto? El apoyo popular, la banca de la calle, estará, sin lugar a dudas. Seguramente costará arrancar el motor de la economía, pero cierta mística nestorista marcará el camino venidero. Muy importante: a Fernández  le conviene más ser como Néstor que como Cristina. Queda claro. 

  En síntesis, me alegra la derrota del idiota y apoyo al flamante triunfador a pesar de mis reservas. No es momento de críticas severas. No adhiero al aborto, al feminazismo y a la ideología de género, pero esas lacras no son vicio exclusivo de la oposición sino que marcan de punta a punta a todo el arco político. Obvio que no compro todo el paquete ideológico del Frente de Todos. Sin embargo, la prioridad pasa por echar al burro aunque tengamos que bancar el regreso de la yegua...


viernes, 9 de agosto de 2019

El Thor del Conurbano



  Me estigmatizan por periférico. No ocupo la centralidad alfa de los machitos que tanto buscan. Mi estrella se apaga sola en un suburbio oscuro. Hay que pasar el invierno. Me hago la paja y sobrevivo a la soledad lo mejor que puedo. La fantasía es una forma de olvido. Me entrego a la droga de la autoestimulación y me distraigo de tanto rechazo, de tanta indiferencia. Le doy a este juego virtual de hacerme la película y elegir una bella amante que me desee. 

  Nadie habla de los solitarios, los verdaderos condenados de la tierra. Nadie nos mira. El mundo nos olvida. Muertos que vivimos para jalarnos el gatillo una y otra vez. El suicidio y la droga sobrevuelan nuestra práctica ascética. Sin salir del cuarto, hemos amado a las mujeres más bellas del mundo en las ciudades más caras de Europa. Llevamos en la cabeza un simulador de sexo que cargamos con imágenes y anhelos. 

  Los últimos serán los primeros... 

Testimonio de millones



  ¿Cuántos, cuántos habrá como uno? Muchos que esperan un beso y una foto en el mar. Borrachos de soledad, hartos ya de tanto desesperar. Contemplan sin más cómo la vida se les va sin amor disfrutar. Para ellos, para mí, el silencio y la tempestad...

Vedas



  Golpe, golpe, gran golpe. El mundo físico de dolor y eyaculación. Dolor y ardor. Largos discursos para lograr la brevedad eterna del orgasmo. La seducción, el ropaje para el instinto animal. ¿Para qué se habrá creado la cultura? 

miércoles, 7 de agosto de 2019

Dios no tiene concha



  El indulto o el insulto. O las dos cosas a la vez. Olas de valentía corren por tus venas. El hombre de verdad cree en ser un hombre. El lenguaje engaña. Una pindonga parada prueba que el Cuchuflito está excitado. No hay "construcción cultural" que justifique el intento del camello por pasar a través del ojo de una aguja. Retos virales de ricos; chicas que viven en Instagram y que matan en el cara a cara. Las populares parecen no agotarse...

Reclamo zarpado



  Plasmar con fuerza el desvarío y todas las gamas de desatinos que un loquillo tiene para ofrecer. El pene que eyacula funciona como un volcán de semen y no de lava. Las placas tectónicas de los testículos se mueven siempre. Suben mares calientes. Las vaginas padecen y gozan la vocación suicida...

Entramados novísimos




  Las ideas verdes incoloras duermen furiosamente. Las mentes-vaginas de las que han salido no dieron para más. Tarde ya para reclamar el valor de las entradas. Se vio lo que se vio. Mejores días llegarán...

martes, 6 de agosto de 2019

Título de otra muerte



  Sentado en posición fetal, todo el mundo en el cráneo. Uno. La psicóloga escucha, pero no entiende. No da respuestas. Ciertas expresiones dejan entrever asombro de su parte. No sabe qué decir, ¡tantos años de estudio para un silencio de radio! Hablar rápido, bien rápido, e ir de aquí para allá. La persona que no perdona, la persona bajo la lluvia sin paraguas, con el pecho duro contra el cielo y las balas. Luego, el dibujito de la casa: vive un muchacho de treinta que se llama Alan. Aunque no se note, la morada del mejor yo cuenta con claraboyas por todos lados: muchas entradas de luz solar. Piso alfombrado. Sótano. Amplia biblioteca. Pileta. Quincho. Garage. Altillo. El hacinamiento de Lugano 1 y 2, verdadera patología mental, queda afuera por un rato. La sesión funciona como un cheque en blanco. Un barrio residencial de Buenos Aires. Gente linda. No se escucha cumbia villera de fondo. Tampoco reguetón, trap y otras porquerías semejantes. Soñar un poco. Una palabra tras otra.

  "La procesión va por dentro". Hombre joven, sano, fuerte, apuesto. Pero toda esa hermosura deviene brava soledad al carecer de soporte monetario. Un pobre del suburbio, un hijito del sol, un heredero de la nada. ¿Qué importa ese Adonis sin obra social cuando hay millones que sufren más, que sufren de verdad? Mutilados e iletrados que piden pan por las calles de las ciudades. ¿De qué quejarse entonces? Consuelo de tontos el dolor ajeno. Los extremos garantizan el conformismo de los del medio. Así se pasa la historia pequeña, la micro, la de todos y la de todos los días. Tal vez el cielo contenga una biblioteca con las biografías de los que pisaron este hermoso planeta. En la eternidad, leer las vidas de los santos desconocidos y de los pecadores sin nombre...

  Mirar a la licenciada. Podría haber sido una noviecita o una amiga con derechos, pero no: ella escucha y juzga con mil caras. Pese a su desconcierto, se nota cierta ternura. ¡Qué bonita! ¡Una Milipili! Blanquita, bien europea; una porteñita hecha y derecha. Profesional, igual que uno, que recibe la debida felicitación por ser otro charlatán de lo humano. Cierta complicidad flota en el aire. La derivación evita males mayores. Todo pasa. El tiempo ordena. Dios dispuso un juego de avances y retrocesos con algo de azar y cierta pericia de parte de los que tiran los dados (los especuladores del pulso y el lanzamiento perfecto). 

  I'm so happy... 

lunes, 5 de agosto de 2019

Puesto en garcha




  La bola de insultos rodará hacia mí, pero no me aplastará...

  Una tarde de sol y de eso. Una tarde de sol y la camino de punta a punta. Derramo pensamientos por todos lados. Eyaculaciones, palabras y tiros. La imaginación de un enfermito y la mirada atónita y atómica de una doctorcita más blanca que su delantal.

  Millones que serán millones. Gente que nunca veré, pero que me mirará andar de más. Flores papeleras que no respiraré, sangre que no he de beber. Miedos, mundos.

  Esquivo la marca escueta del sentido, igual que vos. Te perdés de las categorías estrechas porque los ángeles no tienen sexo, nación, ni edad. Los dibujan rubios, pero ni siquiera poseen rasgos humanos. Energía pura.

  Dejo mi cuadrito acá.

  

  

Bibliotecaria hot de Instagram



Una Milipili de Insta me bautizó como "el Thor del Conurbano". Subió en una historia un collage con varias fotos mías y mandó esa leyenda. Se enojó porque le comenté una imagen en la que aparecía semidesnuda con una biblioteca detrás. "¿Qué tienen que ver los libros con andar en paños menores?" Como flamante Licenciado en Letras, siento profundo rechazo por las "bibliotecarias hot": no leyeron una novela en sus PUTAS vidas, pero buscan legitimar su actividad con tan valiosos objetos de estudio (venden sus "packs" a pajertos desesperados). Misma indignación me genera la profanación de brillantes citas, que se ven degradadas al nivel de culos marrones entangados en las redes sociales. No me molestan los cuerpos exhibidos sino la pretensión erudita de estas burras que buscan dinero y prestigio social. Si te la querés dar de docta, andá a la universidad y estudiá hasta el colapso, como lo hacen muchas amigas. No me vengan a chapear de muy muy las doctoradas en billeteras de Tinchos. Anyway, no me importa nada, vieja. Estoy reloco. El Thor del Conurbano no es sólo una cara bonita...

domingo, 4 de agosto de 2019

Última cuerda



  Colgados. Sacos de órganos que penden de sedosas corbatas llenas de color. El hombre gris es legión. Legión que persigue a los ejércitos de meretrices disfrazadas de oficinistas. 

  Miles y miles de hombres que trabajan para comprar la cocaína indispensable para seguir trabajando y pagando la cocaína; y así la rayita viciosa y el círculo que hacés de tu nariz al frotarla con la mano sin fin...

La fábrica de la ventaja



  Ser tu propia ternura, refugio de sueños y templo de esperanza. Darte el derecho a ser débil, sentir y sufrir. Tu paz. Rezar en soledad. Temblar. Llorar. Más que un animal deseoso de reproducirse, al punto de querer matar a otros machos, sos un ser de Dios. El que se abstiene de derramar sangre en pos de derramar semen, se convierte en padre del mundo e hijo del Señor...

La fábrica de milagros



   Vengan por más, que les haré la noche mejor. No miren los trabajos  ni los días. Olviden las deudas y las dudas. Sientan la paz de los vagabundos. Siéntanla por un segundo. Luego sigan corriendo a la conejita de la suerte. Vayan tras sus orejitas. Muerdan el rabito (si pueden). Y si hay entrevero de machitos y paso de los toros, manden gas y trompadas al punto de la tragedia general. Total, han nacido para eso: copular y matar...

sábado, 3 de agosto de 2019

Reiventaja



Si te subestiman, te agrandan. Si te matan, te eternizan. Si te insultan, te alaban. Restá importancia a los que pasionan mal. Tu yo llegará a ser otros, pero los otros nunca llegarán a ser vos...

viernes, 2 de agosto de 2019

Otra de fantasmagorías



  Hago el juego del desierto y doy claves a modo de sorbos de agua para que el caminante no palme en el intento. Hoy brindaré un banquete para que se entiendan mejor mis páginas de arena...

  En mí se dan las dos tensiones básicas del ser humano promedio: sobrevivir y reproducirse. Claro que la cultura enmascara lo esencial y hoy, para algunos, la que va es suicidarse y abortar. De animalitos a dioses por obra y gracia del espíritu farmacéutico. Bien, vuelvo a mí: yo mecho los apetitos esenciales con algunos pasajes de arte. Quizás, muy inconscientemente, quiera llamar a la hembra para el apareamiento. Aunque claramente se evidencia el fracaso de un bloguero solitario que dibuja párrafos de madrugada.

  Desde ya, también sobrevivo cuando escribo. Evito dormir en el no ser yo, en el silencio cotidiano del que parece morirse cada tarde un poco más. Lejos de eso, me revivo todo el tiempo, me reinvento en fragmentos y sueños y deseos. Me reproduzco por siempre en sustantivos muchos y verbos pocos. Esfuerzo de traducir a un extraño hablante interior.

  Más allá de lo biológico, del querer sobrevivir a las fieras y engendrar, siento algo más, algo que trasciende la naturaleza: sí, Dios. No todo pasa por lo que entra en nuestra vida...

jueves, 1 de agosto de 2019

Como algo del orden de la inercia



  Cruce mi palabra al mundo. Que lo haga de forma transversal. Transpase mi prosa los muros y los bloqueos de la Tierra Redonda y de la Tierra Plana. Llegue mi voz al sol, a la luna y a las putas que me miran y a las que no. Sea difundido mi mensaje entre todas las naciones. 

  Sepan las mujercitas del ayer que yo soy el hombre de siempre y del mañana, la voz de un nuevo mundo y el muro donde cuelgan todas las banderas de forma transversal. En pocas palabras, mis saludos le llegarán a una personita esquiva del Instagram...

En minoría 2



  Ir siempre por adentro es la mejor manera de llegar afuera. Porque el vacío crea algo y el silencio habla, verdades de Perogrullo estas últimas. Retomo una noción de un escrito anterior: el que lleva su rutina al máximo, la termina (título universitario, ascenso en el trabajo, despido por envidia, etc.).

  Escribo para dejar de escribir...

En minoría



  Tengo una teoría: si uno se mete mucho en su rutina, la termina. Por ejemplo, si vas a la universidad y estudiás con mucha dedicación, te recibís. Por el contrario, si cursás a desgano, recursás. Y la rutina se hace eterna...

Como algo casual



  El tiempo pasa más rápido si muchos acontecimientos se hacen viento en el pasillo estrecho de la vida. Ráfaga que silba y va...

martes, 30 de julio de 2019

Literratura



  Literratura de la errata, de la falta, del faltazo y la necesidad. Miro solo la pared y no comprendo por qué. Pasa el tiempo y nadie pregunta por mí. No sé si morí hace mucho y esto simplemente se trata del deambular de un alma tonta. Literalmente, no me ven. No me escriben ni me hablan. Tal vez sí sientan mi fantasmagórica presencia. Por eso será que huyen, me deben percibir. Sí, todo esto ya se dijo antes y en muchos formatos, pero no por ello puedo dejar de expresar mi tormento. Si para escribir estuviéramos obligados a la originalidad absoluta, el mundo entero sería manco. Ante esa imposibilidad de alivio manual, nuestras bocas se verían forzadas al servicio social...

Títulos finales



  Llegar al final. Años de escaleras a la nada, dictaduras de humo, patio de doctrina, fotocopiadora de cerebros, bar de denostables, aulas vacías de aura. 

  Cumplí: sobreviví a los tigres de papel, a los laberintos de paja y al murmullo incesante de la chusma cielocida. 

  ¿Y a futuro? Dios dirá. Le escribí por Instagram a una Doctora de la especialidad. Cero respuesta. Veré dónde ir. Uno corre estas largas carreras para escaparse de sus propias fieras.

  ¿Lugares comunes en el texto? Tal vez. Comunista, quizás. Se entiende. Digo que uno no debe detenerse. La soledad me persigue. Si me pongo a pensar, puede que me deprima. Mejor inventarse objetivos nuevos y no lamentar la ausencia de novias, noviecitas, amigovias o compañeras de ocasión.

  Mejor seré claro. No me conviene la falsa poesía si quiero pedir algo muy concreto. Bueno, me recibí como licenciado y profesor en Letras por la Universidad de Buenos Aires y me gustaría cursar estudios de maestría y doctorado afuera y poder aportar mi humilde saber. Pueden escribirme aquellos que deseen ayudarme. Sueño con rehacer mi vida en otro lado. Siento que cumplí un ciclo en la Argentina. Desde ya, muchas gracias.

domingo, 28 de julio de 2019

Decirdirse



  Decirdirse. Ver el fondo de tanta indiferencia. Uno está de más. Extranjero en la vida. Vino con otro idioma, otras costumbres y creencias. Uno. 

  Me reproduzco en estas palabras de millones. Embarazo conciencias. Engendro dudas. Tengo sexo con almitas que me leen en algún lugar del tiempo. Pasaron años y esta botella siguió navegando los mares. Tal vez me morí. Pero el texto llegó a vos. Mi prosa humilde en Marte. Un viaje de mi humanidad en una sonda que va hacia el final del infinito.

  Sobreviví en el santuario consagrado a la mujer desconocida. Me escapé del cataclismo de una cotidianeidad totalitaria. Por querer siempre más, me salvé de todo lo menos de ser esclavo de las reinas del retoque digital y la mentira audaz hecha cultura oficial.

  Me dicen "inadaptado" por no aceptar los códigos y las valoraciones de una generación que no me identifica. Nadie puede ni quiere contestarme nada. Me disparan con bloqueos. Me desconectan. Eutanasia nuestra de cada día. La cultura del descarte. Me rechazan porque me negué a obedecer. 

  Más allá de mi habitual apetencia de petes y vaginas, confieso que yo también quiero amar y ser amado. Sin embargo, el tiempo pasa y la soledad amenaza con quedarse para siempre. Los fantasmas toman Viagra para penetrar con fuerza mi espíritu...
 

Los machotes pijilargos



Nena, en las minitas es distinto. Debes tener un montón de pajertos dispuestos a matraquearte eternamente. La mujer coge con el que quiere. El hombre, con la que puede. Excepto que sea un macho alfazo fatal pijilargo infinito chongo latino con los pectorales aceitados y los brazos tatuados y las nalgas duras y los huevos depilados y los ojos celestes y la piel trigueña y la voz de machote malote y la barba crecida y las manos grandes pero suaves con dedos anchos penetrantes como porongas erectas y sonrisa perfecta y camisa abierta y bragueta rota carpa de circo que entra hasta tu suegra y más puro climax lengua de fuego tomador de sopa repartidor de chele pegador de otros hombres cogedor de mujeres envidia de muchos amor de muchas muchachas y muchachotas y así por siempre, baby...

sábado, 20 de julio de 2019

Finitud indiscreta



  Un tren muy cerca de la isla de aquella vez. Una tarde en que quise escaparme de mis errores. Improvisé el proyecto de otra vida en esa fuga furiosa. Cometí el femicidio simbólico de haberle dicho a una amiga que la amaba. Me tortura hasta hoy el arrepentimiento. Ella me manifestó historias con otros protagonistas y bueno, en un sinceridio sin sentido, puse en palabras el amor que siempre en mí estuvo. No le gustó. 

  Hablábamos de todo con total confianza, hasta de fantasías, pasados e intimidad. Pero amar tiene otra gravedad. Más que querer besar. Todo esto de la declaración de la culpa, por WhatsApp. Y de ese escándalo me quise ir. De ese recuerdo tan turbio. Me fui lejos en tren, cerca de un lugar muy especial para ella. Me escondí de la racionalidad en un viaje de jamás. Me sentí un asesino de la amistad.

  No me va manginear ni posar de "aliado" o deconstruido. Todo lo contrario. Me duele desde lo personal, no desde algún constructo social de un colectivo verde sin frenos, que atropella bebitos y se ríe de ello (misma risa que la de los Tinchos fríos que me hablan con desdén y voluntad de olvidarme).

  Alguno dirá que fui valiente al intentar salir de la friendzone. No lo creo. Me parece que me equivoqué fuerte y feo con un unicornio que Dios me regaló. Había tomado alcohol, raro en mí, y escribí textos guasaperos llenos de enredos sentimentales. 

  Con el tiempo, tomé conciencia de que tengo que dejar ir. Los unicornios aparecen para cumplir milagros. Luego se van, se van y no vuelven más (¿o sí?). En mi afán de buscar la poesía, mato la esperanza. Si dejo al margen mi pretensión de bardo dramático, puedo decir que en la vida todo pasa. En unos años, recordaremos estas pasiones como anécdotas. Tal vez yo conozca una mujer. Y ella puede que siga con el mismo muchacho o algún otro (¡ojalá sea yo! Pero lo dudo). 

  Sinceramente, fue magia. Mejor dicho, algo sobrenatural. Cuando quise aprehender al hada, se desvaneció en la indiferencia. Volvimos a cruzar algunos mensajitos, no mucho más. Yo rompí algo. Tengo la condena que merezco. Con el atenuante de que nunca tuve mala fe: todavía sueño sea mi mujer y que hijos me dé. 

  Ahora bien, ¿yo estoy dispuesto a buscarla? No. Rechazo el acoso y acepto su rechazo. Ya fue. Si una mujer está todo bien con vos, te busca y te encuentra. Es una mentira machista eso de que debemos ir detrás de ellas. Mi error fue haberme puesto mimoso vía Guasap luego de algunas cervezas. 

  Actualmente, no me tiene bloqueado en WhatsApp. Pero hace tiempo que no me escribe. Yo tampoco lo hago. Un empate. Triste. Por mi culpa, por mi gran culpa. Alguna puede decir que ella ya sabía que me pasaban cosas y que debió haberse alejado. No coincido. Ojo, tampoco siento que soy el peor hombre del mundo. No creo en la moral feminista y me declaro enemigo de esa religión fanática.

  En síntesis, traicioné la confianza de alguien. También me fallé a mí mismo. Lo positivo de todo esto fue haber recorrido un largo camino en soledad, sin depender de la amiga con corazón de madre. Me había acostumbrado a su ternura. Me hice adicto a la paz que me brindaba. Obvio que la extraño. Pero creo que las cosas pasan por algo. Digo, tengo que empezar a conectar con otras personas, no estancarme en la amiguita novia de un otro...

viernes, 19 de julio de 2019

Mimposible



 Ya te veo, con los ojos puestos en lejos, mientras la música de los autos rompe los vidrios y los espejos. ¿Qué pensás al ver todas esas luces y a esa gente de rostro raro?

  A veces intento ser serio. Pero no me sale. Me entra la locura. Deliro. Ahora mismo reflexiono y lamento no haberme podido expresar mejor. 

  Te reza mi yo, mi ensayo de Dios. La luz del sol, la luz que hay en vos. La geisha del mate. Sí, La Geisha del Mate. En este Día del Amigo, te regalo este título. Espero que te guste. Para compartir en ronda de expatriados...
 

Sueños de paz



  Te gobierno en este ahora de la lectura. Buscás la frase mágica que justifique tu visita a mi texto. Esperás algo más, alguna revelación. Hay tanto en el mundo para ver y hacer, pero estás acá, en esta isla de palabras salvajes. Sentinel del Norte soy, el último tesoro humano por descubrir (gugleá nomás).

  

¿Qué cosa son las nubes?


    El torbellino que arrastra consigo rosas y basuras, la fuerza del soplo que destruye y erosiona, la masa de aire que se desplaza con olor a muerte y aroma a vida...

  El impulso ciego, la tarde azul y el pulso débil de las cosas. Recuerdo ahora a un amigo que dice no ser mi amigo, a una amiga que actúa como enemiga, a un enemigo muy amigo, a una enemiga que desea ser mi novia, a un dios que quisiera vivir.

  

domingo, 14 de julio de 2019

Todos nuestros desvíos




  En unos años, la vida. Las mañanas heladas se alegrarán con el canto de los pájaros y las vaginas rentadas se regocijarán con el cantar de los pajeros. Sea como sea, me seguiré perdiendo en el mundo de mil calles, entre los soles reflexivos de la ciudad y esa sensación tan grata de llevar a Dios en el corazón. 

sábado, 13 de julio de 2019

Todos tus extravíos



  Extranjero en tu barrio. El lana negra. El mal trago. Y puedo seguir amontonando: el cero a la izquierda, la vergüenza, etc. Todo cháchara. Si Tincho es "un buen partido", yo soy un cero a cero en la cuarta fecha del Nacional B...

 

viernes, 12 de julio de 2019

La píldora roja y yo




Creo que los hombres de mi generación - nací en 1989 - deberían renunciar al amor. No cualquiera puede tomar la píldora roja y salir de la Matrix. Pero veamos algunas cositas: ¿qué te hace pensar que te va a ser fiel? Ella en su Instagram, y en las otras redes, tiene centenares de tipos atrás. Muchos de ellos más bonitos que vos y de mejor posición económica. Otra: las mujeres buscan cierta estabilidad luego de haber quemado su pochola con malotes: chorros, policías, transas, políticos, jueces, patovicas, militares, strippers, boxeadores, vendedores de autos y otros lobitos de Wall Street. Se les dice "viudas de alfa". A vos te ven como el gil que se hará cargo de bendiciones ajenas. ¿Eso querés para tu vida? Me dirás que las hay solteras y sin hijos. Pero ellas te cornearán con machotes de la noche. Creerás que en su panza hay un niño tuyo. Pero no. Consejo: aunque duela, seguí con tus proyectos. Nadie podrá darte lo que vive en el fondo de tu corazón...

jueves, 11 de julio de 2019

Fuerza Norte



  "Caminar, caminar". Eso me dijiste con fastidio luego de mi despido. Temiste una sequía de salidas (las caminatas no cuentan para vos). Y sí: caminar, caminar. ¿Qué otra cosa puedo hacer? En verdad, me arrepiento de no haberte sabido dar algo mejor que un triste vaso vacío. Obviamente que una criaturita de 19 o 20 quiere algo más que una vida franciscana de pan y agua. No te culpo, me culpo.  

  Tal vez sí somos lo que tenemos, ¿o no? Yo no tengo nada, no soy nada. Mala conciencia. Descubrí un mundo de dolor y privaciones. No pude vencer mis límites. No llegué. Me quedé corto. Usualmente, bromeo con todo. Pero el recordar ciertos fracasos me llena de angustia. Me consuela pensar que "no hay mal que por bien no venga". No conseguí el amor de lindas mujercitas, sin embargo, varios amigos compartieron conmigo la miseria y la cerveza barata.

  La sociedad me inventa victimario. La sociedad nos reinventa como victimarios a los hombres. Nos dice que somos opresores, aunque no tengamos ni para comer. La sociedad nos revienta. No somos nada. Una generación estafada. El insulto "machirulo" nos queda grande. Administramos gustosos el patriarcado de la indigencia y la indiferencia.

  Uno espera otra suerte. La arma. La prueba. La busca. Lalala. Música de espejos rotos. Manos sangrantes y un artista que usa su dedo cortado como pincel. Un loquito lindo. El amigo de un amigo. No soy yo. Yo escribo. Soy escribiente, no presidente. Tampoco amante, tal vez atorrante. Participio presente. Categorías.

  Hoy escribo sobre mi última amiguita antes de mi desierto personal. Perdón por no haber podido darte un poco más. Quise, pero tuve mala suerte. Me hubiera gustado que todo sea diferente. No te digo de ir a Europa. Pero me imagino una obra de teatro y una cena en un lugar bien puesto. Y hacer el amor en un hotel de nivel. Pero no. Hubo lo que hubo: nada.

  Veo venir muchos insultos y burlas por estas sentidas palabras. No me importa: ¡que se me venga la venganza!

miércoles, 10 de julio de 2019

Fuerza Sur



   "Pérez, no desesperes". Chiste malo que escuché por ahí y me acordé de vos, blanco ratón. Jueguitos nomás. 

  Sabrás entenderme. Tal vez seas la que escriba sobre mi humilde obra, la cual habla bastante de vos. Te tomé y te trasformé en totalidad. No hablo ya de amor, sexo ni obsesión sino de una bruta literatura que lleva tu encanto.

  Ya te digo: harías bien en apostar a este unicornio. Soy la acción del futuro, la bolsa de todos los valores, la calle de todos los muros y el muro de todas las calles. 

  Rubia platino, ya pusiste en un estado de WhatsApp una frase mía: "Buenos Aires capital del siglo XXI" (sí, todo juntito). Cuando veas que llegó mi hora, sabrás que tenías razón en haberte fijado en mí. ¿Por qué te quedaste en la fiebre del oro y el silencio de redes? No lo sé. Dios no quiso que mi pene escriba con semen en tus paredes vaginales. Vil mi destino de lamentarte y estirar la civilización de los poetas en retirada.

  Otra vez el mismo hombre: yo, el del burdel y las iglesias. El que escribe en demasía como revancha de los que carecían de medios para hacerlo (lo sagrado es lo que entró en el pérgamino, el Twitter de eras pasadas). 

  Y vos, de nuevo. De siempre. De los ojos gringos. De la charla sobre Santa Evita. De ir en bici de las afueras a los adentros. De viajar. De analizar Kill Bill desde un cristal torcido. De seducirme. De ignorarme. De leerme en todas partes. De nada.

  Si te interesa...

martes, 9 de julio de 2019

Trampas al olvido



  Unas mujercitas difíciles para los pobres y fáciles para los ricos. Una música que suena y un pibe que sueña en su lugar. No vale la historia contrafáctica: cada cual ocupa la posición que le tocó al inicio de la partida. No corresponde preguntar "¿qué sería de mí con dinero"? Avanzá casilleros, evitá retroceder y no te caigas de la mesa: ¡ganá! Ahí tendrás la respuesta...

  Jugá, jugá nomás. Jugá a jugar. Pero salí a respirar y mirá el cielo cada tanto. Señales vas a ver por todos lados. Sos más que el macho desesperado por copular. Más que el sujeto de la cultura o el individuo de su clase. Esto es apariencia. Seguí el baile y engañá con tu sonrisa psicópata. Mirá a los ojos y decí todo que sí. Brillá. 

  Ya sea que elijas comedia, drama o tragedia, teatro verás. Tipos ridículos decorados con corbatas, los mismos que se ríen de las vestimentas de otros pueblos, ¿¡pero para qué mierda sirve una corbata!? Luego acusan a las mujeres por adornarse cuan árboles de Navidad. El mundo como una fiesta de disfraces. 

  Nada malo te puede pasar.

  

Más de minas



  La imagen mala, vana, de una mujercita rica en medio del frío de los pobres. Carteles de las calles. Muchos, muchos colores. La publicidad. Ya se dijo antes: varias Argentinas en una. Patria chica de ricos y famosos y la Patria Grande, que pertenece a pardos muertos de hambre...

viernes, 5 de julio de 2019

David Fiascovich - "Honrarás a tus hijos"



  La mañana como origen. Fiascovich encontró en su mesa de desayuno una galleta de la fortuna. No preguntó quién la puso allí. Simplemente leyó el mensaje: 《Hablar con el Clarividente de la Plaza Principal》. Tomó el mate cocido de un sorbo, se llenó de calor y salió al encuentro de un joven con fama de profeta y vaticinador.

  Fiascovich David recorrió sin pensar y casi sin mirar las veinte cuadras que lo separaban del Clarividente. "Menos es más", se decía como mantra, y evitaba el mirar a toda esa gente de rostro tan igual...

  Al llegar, un muchacho de pelo largo oscuro, barbita y tez blanca lo esperaba en un banco del medio de la Plaza Principal, al ladito de la fuente en la que los pobres suelen lavarse los pies. El Clarividente vestía todo de negro: campera, zapatos, gorro y pantalón. Uniforme de profeta para un posmoderno Rasputín.

 - Amigo Fiascovich, sabía que vendrías.-

 - Yo sabía que sabrías.-

- Gracias por seguirme el juego. Pero no te mandaron para un ejercicio actoral. Mirá, te tengo que instruir respecto de algo muy importante...

- ¿Qué?- 

- "Honrarás a tus hijos". Es necesario que mires el porvenir. La historia comenzó con la desobediencia de Adán. Desde ya, te digo que no vuelvas a tus pagos. Dejaste la casa de tus padres. El libre albedrío se demuestra en la transgresión. Te fuiste sin despedirte personalmente de tus afectos. La vida te llevó, te llevó la vida. -

- Tengo ganas de volver, pero volver es ir hacia atrás. Y algo me dice que adelante hay algo o alguien. Parecemos locos hablando así. "La juventud perdida", diría alguna vieja. Y sí, coincido en tu decir: ¿cómo iban a conocer la existencia de la libertad Eva y Adán si no era portándose mal?-

- ¡Qué poesía de charla! -

- ¡El coñac nos hace millones y mejores!

- ¿Quién de qué? -

- ¿De qué qué? -

  David Fiascovich comprendió que la visita al Clarividente había terminado. Cuando la plática se volvía oscura, o torpe, significaba el fin. 

  El Clarividente no aceptaba ni acepta dinero por su servicio a la comunidad. Solamente alimentos o cualquier otra colaboración en especies. Fiascovich le dejó una docena de empanadas, una botella de vino, un par de guantes y un libro en blanco...

Roja



  Las más del menos, las bolcheviques del victimismo eterno. Pobres pobrecitas, nunca fueron las criadas del cuento que venden. Fantasmitas. Agitan banderas de teocracias imaginarias porque ellas también usan en vano en el Santo Nombre de Dios.

  ¿Por qué gritan?

Estebán Mallorca Tebaldi: Tincho endiablado




Al Tincho este le dieron tobillera electrónica y arresto domiciliario nomás. ¿Dónde está la igualdad ante la ley? Si un chabón de Lugano le levantase la voz a una mujer, estaría en Marcos Paz, muerto de fría. A Estebán Mallorca Tebaldi le corresponde prisión preventiva, ya que existe peligro de fuga y el proceso penal corre riesgos de obstrucción, dado el poder adquisitivo del acusado. Además, no olvidemos que en los casos de la así llamada 《violencia de género》 se invierte la carga de la prueba. Pero las feministas no dicen nada. Es muy raro cómo funciona el colectivo verde: a algunos los atropella y a otros los lleva de paseo...

miércoles, 3 de julio de 2019

Tu ángel mortal



  El hombre de la oscuridad, el que te gusta tanto como para darle el caos de tu vagina y todos tus otros encantos. Lo verás en vos y en otras derramar la simiente del Anticristo. Gozarás esa noche, mas lamentarás durante varias eternidades haberle otorgado vida al dios de la muerte...

  
  

El verso zurdo de la "apropiación cultural"



Si yo, que tengo el pelo largo casi hasta la mitad de la espalda, me hago trenzas afro, no me van a decir nada porque soy un anónimo. Además, hombre. Lo de Angela Torres es cosa de minitas. Ya lo dijo Pepona: "Para una mujer, no hay nada peor que otra mujer". A propósito: este verso de la "apropiación cultural" me hace acordar a un cantante de black metal nórdico que dijo que la gente de otras etnias no tiene derecho a usar símbolos vikingos. Todos unos racistas boludines. Me voy a hacer trenzas y llevaré runas colgando para provocar a niños alemanes locos y a negritos chiflados de Twitter. También llevaré alguna leyenda escrita en árabe para joder. Y el llaverito hebreo de la manito. Y un Jesús en pose sexy, rodeado de gruppies. Y una foto con un amigo en pose sugerente. Y todo lo que joda al prójimo. Anyway. Somos los mejores, verdaderos chacalazos fatales...

Estebán Mallorca Tebaldi Tincho cagón cagador



Mi don de clarividencia es infalible. Ustedes saben que yo digo que la mayoría de los que se dicen "empresarios" en este país son delincuentes. Bueno, parece que Estebán Mallorca Tebaldi se dedica a estafar a pobres incautos con supuestos planes de ahorro. Alto Tincho mentiroso. Ojalá marche preso. Quedará en la historia la caída de este golpeador de indefensas Milipilis. Los días de gloria de estos chacales aliados de Satán se han acabado...

No sirve Tinder (Hernán Rusich)



Las conversaciones de Tinder son un tremendo fiasco. Frías, objetivas, lejanas, breves: la mayoría languidecen y mueren en la cuarta línea. La aplicación del fueguito debería cambiar su símbolo por un cubo de hielo. Instagram tiene un poco más de cachengue, es más juguetón, pero, finalmente, todo se enfría en un continuum de no concreciones ni secreciones. El levante por redes sociales es una estafa, una ilusión. Por ventanas de chat nos hacemos de todo, pero a la hora de los bifes la única que pinta es escapar (o histeriquear). El sexo virtual es una orgía romana, pero a solas, sólo se ven dos animalitos asustados.