Respeten sus progreleyes y no sean contradictorios censurandome.

El Congreso no promulgará ninguna ley con respecto a establecer una religión, ni prohibirá el libre ejercicio de la misma, ni coartará la libertad de expresión ni de la prensa; ni el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y de pedirle al Gobierno resarcimiento por injusticias.
(Primera Enmienda de la Constitución de los EE.UU., ratificada el 15 de diciembre de 1791.)



Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Articulo 19 de la Declaración Universal de los Derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948 en Paris.



- 1. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber ingerencias de autoridades públicas y sin consideración de fronteras.

-2. Se respetan la libertad de los medios de comunicación y su pluralismo.

(Artículo II - 71; Título II concerniente a Libertades del Tratado para el que se establecia una Constitución Europea)

viernes, 14 de diciembre de 2018

San Juan Darthés (por el Águila Occidental)



En Nicaragua o San Andrés, te la va poner Darthés, aunque vos lo denuncies una década después.

Peor es Eguillor, que es cheto y violador; sea en balcón o en ascensor, te deja el culo como una flor.

miércoles, 5 de diciembre de 2018

El luchonismo irracional (por El Águila Occidental)


 
  EL SIGUIENTE TEXTO NO ES DE MI AUTORÍA, SINO QUE LLEGÓ A MI REDACCIÓN SIN QUE YO LO HAYA PEDIDO. EL QUE QUIERA PUBLICAR UNA RÉPLICA POR ESTE MEDIO SERÁ MÁS QUE BIENVENIDO. "TODAS LAS VOCES TODAS".
 
  El luchonismo irracional. La irreverencia de mujeres sin padres, con padres que son hermanos, con hermanos que son padres, con padres borrachos y golpeadores (verdaderos chacales terribles que en las navidades golpeaban los senos de sus esposas pervirtiendo la leche familiar). La marea verde sube como un vómito revulsivo y las treintañeras previenen a las púberes para que no sufran los vejámenes de decenas de penes que configurarán traumas postreros. Las pendejitas putean a un enfermo que las acosa por llevar pantalones cortos. No se comen ninguna. Las adolescentes arruinan sus narices con merca y piercings (hay un santo que dice que la nariz es simbolo de conflictivad con la figura paterna). Otra vez el papi: papi putañero, papi borracho, papi drogadicto, papi irresponsable, papi cagón. Papi trae problemas con el papo. El papi desdentado (sin autoridad, ausente), genera papos dentados (Santo Freud que estás en los cielos...). La marea verde se derrite sobre nuestras cabezas y nos impulsan a la misoginia, la masturbación y un machismo forzoso. Ya casi no podemos hablar. Los que las explotan existen por ustedes. El odio las propulsa a la celebración de patéticos rituales vaginales, una gran tijereta lésbica cortará todos sus pañuelos y volverán a buscarlo a Adán, Evas emperradas. Sus conchitas huérfanas de arietes rabiosos querrán ser fustigadas por nuestros bastones letales. Los homosexuales que las secundan les volarán sus pelos violetas con su histeria sodomítica, con sus ahogados gritos de hombre traidor y travestido. Nosotros viviremos sin ustedes, sin problemas, y desde la platea cósmica las observaremos y comeremos el pan hecho con la resaca de sus fútiles vindicaciones. Siganla chupando, gilas.

sábado, 1 de diciembre de 2018

Diosita de Instagram



Hay una chica en Instagram, cuyo nombre me reservo y ni se les ocurra preguntarme por privado, que me gusta fuerte, de verdad. No tiene muchos seguidores. Y sigue a muy pocos. Es de Buenos Aires. Se parece a la Virgen Atea, pero con tetas grandes y mucho más altura. Increíble mujer. Cuestión que le mandé un simple mensaje en el que le decía que me parece muy bonita, una de las más bellas de IG. Nada desubicado. Tampoco posteo cosas duras en mi perfil, como hago por este medio. Y, bueno, nada, me bloqueó. Se ve que está subida al poni y de él no bajará jamás. Ojo, está en su derecho a proceder con el bloqueo, algo que uno lamenta. Son las reglas del juego. A las mujeres no hay que entenderlas sino dejarlas ser. Y, mientras la vida pasa, rodearse de varones por afinidad intelectual y acudir a las damas solamente para "hacer el amor". Por lo demás, el Señor entiende que la humanidad ya no está en un desierto de mal aliento, falta de higiene y sudor. Si los hombres de antes se tentaban con gente con olor a establo, ¿cuánto más nos sentiremos nosotros inclinados a procederes de difusa moral? Anyway, sigo el camino del fracaso en fracaso sin nunca perder el entusiasmo. Ésta es, sin lugar a dudas, la actitud indoeuropea, patriarcal y solar que me caracteriza a mí, al mundialmente famoso Amigazo de Jesús.

Noche sin filtros (por Juan Tierradentro)



Noche sin filtros

Es sábado a la noche en la Argentina. Miles de vaginas dentadas y penes ávidos de cuevas abandonan por un momento las aplicaciones y salen a la realidad. Ya no hay más filtros: lo único que puede matizar las caras poseadas, los dientes chuecos, los ojos cansados, las narices torcidas y toda la fealdad que se oculta con la tecnología queda expuesta, a la vista, en un roce beligerante con el mundo de las formas. Se acabó el glamoroso retoque, la certera prestidigitación y el hechizo de los matices lumínicos que filtran las asimetrías naturales. Y es ahí donde estos seres enfermizos sufren, se esconden y buscan las sombras, cual lagartos asustadizos. Allí afuera hay una sola posibilidad de subsanar aquél glamour que aletea (frenético y pertinaz) en esas moradas ficcionales que son los perfiles de Instagram, Facebook y Tinder: emborracharse, drogarse y aturdirse con música, con conversaciones acelaradas y vacuas. Estos sucedáneos son los gemelos de los instrumentos tecnológicos que convierten a una vulgar muchacha de barrio en una firme estrella que tiene un orgasmo por cada maldito like, a un obrero u oficinista alienado en Francisquito Tinelli o en Maluma. Y ahi están, bailando, garchando, guiñándose los ojos, astros pueriles que reverberan en la noche de la evasión. Yo los espero sentado, en silencio, para confrontarlos con su cruenta verdad. Yo los laikeo, ellos me laikean;  por momentos me hundo en los síntomas de su enfermadad. Soy su médico, los voy a curar, pero los tengo que conocer. Conmigo no pasa nada. No adolezco del mal pascaliano: puedo estar en mi habitación sin hacer nada durante horas. Es sábado a la noche en la Argentina, noche sin filtros. Nos vemos por ahí.

jueves, 29 de noviembre de 2018

Rubia del tren




Hoy me ocurrió algo muy curioso, diría que un milagrazo. Todo comenzó cuando esperaba el tren, luego de trabajar por la tarde. Contemplé el llegar de una bella dama al andén. A lo lejos, me miró con claros ojos felinos que desgarraron mi alma. Cuestión que entré en el mismo vagón que ella porque, obvio, la quería ver de cerca: rubia, cola perfecta, anteojitos, lindas tetitas. Zapatos negros con plataformas altas y detalles tipo cadenitas de plata. Uñas pintadas de rojo. Anillitos Bulgari. Camisita blanca impecable, pantalón oscuro que le remarcaba una silueta increíble. Más linda que la que me bloqueó ayer en Instagram. Hasta le escuché la voz al rechazar sentarse: "No, gracias: ya me bajo". Vocecita suave, sonrisa cegadora. Para mi sorpresa, bajó en Liniers, igual que este humilde servidor. Ella encaró para el lado de Vélez, desde el puente que atraviesa las vías. Yo seguí para Rivadavia. Antes de bajar a la avenida más larga del mundo, compré una golosina por diez pesos. "¡Dios te bendiga!", me dijo el trabajador de la economía popular. "¡Igualmente!", devolví. Sentí en mi corazón su bendición. Ese hombrecito tiene una conexión especial con el Señor. Me lo dice mi don de clarividencia. ¡Milagro de Dios que se apareció la rubiecita por el costado! Cruzamos la calle a la par. Para que se den una idea, se parecía a Delfina Rossi. Al llegar al otro lado, una volantera muy linda, tipo rolinga, me da un folleto y me dice "¡linda camisa!" Le sonrió y le agradezco el cumplido. La Rubia del Ferrocarril vio la situación, claramente favorable a mí. Llevaba unos auricolares redondos, gigantes como platillos voladores. Pero intuyó que sintió las voces del galante intercambio. Ella se quedó en una parada de colectivos. Yo me paré para verla de tanto en tanto ("con carpa", como dicen en el barrio). ¡Sorpresa, amigos! ¡También para ahí el bondi que me lleva a mí! Larreta cambió todo de lugar. Pero esta mano me tocó buena. Subí a mi cole, ¿quién estaba delante? ¡La mujercita que nunca dejó de mirarme! (infaltables las tocaditas de pelo). Los dos viajamos de pie, todo hasta las manos, hora pico. Me alejé un poco para que no crea que le quería arrimar el sogán. Cada tanto, se daba vuelta y me observaba de reojo. Minutos después, bajó. Iba a hacerlo por la puerta del medio, pero volvió sobre sus pasos para descender por atrás, donde me encontraba. No sé si volveré a encontrarla. Sí sucede, por más que tenga auriculares grandes como el Enterprise, trataré de conversar e invitarla a tomar algo. Venía mal. Pero su mirar me levantó la moral e inflamó mi pecho de mundana vanidad.

lunes, 26 de noviembre de 2018

Pajas, soledad y redes sociales



  Mostrar tetas y culos en las redes sociales, a sabiendas de la cantidad de solitarios desesperados que hay del otro lado, es como contar plata delante de los pobres. Ostentación de tesoros que los más no podrán alcanzar. Convengamos que está más aceptado decir "estoy desocupado por culpa de la recesión" que admitir algo tan fuerte como "hace seis años que no tengo sexo". En el primer caso, uno puede excusarse y justificar su miseria por causas económicas. En el otro, queda el mendigo sexual en una posición verdaderamente humillante, sin atenuantes de ningún tipo.

  Hace mucho tiempo que lo sostengo: hay más vírgenes de los que se piensa. Los famosos "virgos", forma peyorativa que la sociedad coitocéntrica utiliza para referirse a los menesterosos sexuales. Hay muchas causas para este fenómeno. La fealdad, es decir, no encajar dentro de ciertos parámetros eurocentrados, suele ser la principal. Existen otras igual. Hasta ocurre que individuos que hacen bien las cosas no ligan. Muchos varones son rechazados infinidad de veces. Contrariamente a lo que se cree, se nota en las redes sociales, y en muchos espacios como bares y discotecas, mayor presencia masculina que femenina. De ahí que varios antros dejen pasar gratis a las damas. Va de suyo que los caballeros descargan la aplicación Tinder o frecuentan determinados sitios en la ciudad. Ahora bien, muchas jóvenes son reacias al contacto con el sexo opuesto. ¿Motivos? Lesbianismo, frigidez, asexualidad voluntaria; compromisos religiosos o ideas feministas extremas. También se debe mencionar la timidez, la inseguridad personal y la disconformidad física. Cuestión que los tipos solos cotizan poco porque son legión. Ellas, por el contrario, por su escasez, valen más que el dólar. Suena feo aplicar la ley de oferta y demanda, pero temo que las relaciones sentimentales y sexuales también son mercados en los que se dan intercambios voluntarios (si no lo son, estamos ante situaciones de "asalto sexual", como dicen ciertas traducciones del inglés al español neutro).

 Pocas mujeres y muchos hombres. Los juegos del hambre para llegar al cálido podio vaginal. Ya vimos en las noticias el caso de una modelo de Nueva York que citó a varios muchachos a la misma hora y en el mismo lugar vía Tinder. Una vez todos reunidos, les dijo que debían competir por ella: mandó a que corran y hagan flexiones de brazos. Busquen en Google. Esto como caso extremo. Por lo común, el éxito no es moneda corriente para los varones en general. Salvo los extremadamente guapos (los rubios de ojos claros que miden 1.90 o más). 

  Hechos terribles ve uno en antros virtuales como Instagram. Por ejemplo, el otro día vi una transmisión en vivo de unas chicas que bailaban. Los pajeros comentaban "queremos tanga". ¿Se excitarán esos enfermitos al pasar frente a una casa de lencería? 

  Soy adicto a la esperanza. Por eso sigo intentando. Esperando a Godot 
en versión mujer: los vagos hablan mientras aguardan la llegada de una dama que no vendrá. Muy tirado de los pelos igual esta comparación literaria. Lucas Margarit, profesor universitario especialista en Beckett, podría morirse si leyera esto. Paso a un ejemplo mejor: Ampliación del campo de batalla, de Houllebecq. Recomiendo enfáticamente la lectura de este libro.

  A todo esto, vivimos en una cultura feminista, matriarcal y heterofóbica, que pone muchas piedras en el camino al podio vaginal. Se vienen tiempos difíciles. El principio de la solución a la sequía sexual de millones no es estatizar la prostitución. Los servicios del Estado suelen ser malos comparados con los privados, en general. Podría pasar que un gobierne emplee a miles y miles de rameras viejas y feas solo para generar pleno empleo. Keynesianismo orgásmico. No sirve. En todo caso, se debe legalizar totalmente los servicios de las meretrices, siempre que sean mayores de 18 años, libres y plenamente conscientes de sus actos. Los precios bajarían mucho con el tiempo. Las chicas en las redes sociales ya no serían tan deseadas. A la larga, se generaría un cambio cultural para bien. La vagina está sobrevalorada por las regulaciones impuestas por nuestros políticos marxistas del demonio.

domingo, 25 de noviembre de 2018

24 horas en Instagram

 

  Hace 24 horas que estoy en Instagram (IG). Un amigo, el Rusito, me dijo que esta red social es maravillosa, ya que uno puede ver culos de chicas y frases de Milton Friedman al mismo tiempo. Ciertamente, me bajé la aplicación para mayor conocimiento de anatomía femenina. En un ataque supremo de frivolidad, dejé la política y la economía de lado. Para eso, tengo Facebook. Esta vez, elegí sumergirme en un mundo de pura apariencia y vanidad, nada más que vanidad (con esto no digo que el mundillo político sea cosa seria, ya nos lo enseñan Mauricio Macri y Jaime Durán Barba).

  En Facebook, el perfil de uno queda "manchado" por pensamientos escritos, ideologías, formas de redactar e intercambios en interminables hilos de comentarios. Instagram se basa en el "una imagen vale más que mil palabras". Salvo que seas un skinhead o tengas una remera del "Che" Guevara, dos formas de idiotez y anacronismo, nadie sabe en IG si sos facho, zurdo, liberalote o todo eso junto. Tampoco pueden conocer fácilmente tu temperamento o forma de ver la vida con respecto a diferentes temas. A menos que compartás imágenes alusivas a los distintos acontecimientos de nuestra agitada sociedad global. 

  En Instagram, sos solamente un conjunto de fotos. Y ni eso, porque los filtros y las ediciones te hacen ver más bello de lo que sos (hablamos siempre según cánones occidentales, eurocentrados, como ya tú sabes). Del otro lado, ves lo mismo: un desfile de figuritas con hambres de "likes" y seguidores. Nada nuevo bajo el sol.

  Instagram es la continuación de Fotolog por otros medios. Persiste el mismo espíritu de novedad en un mundo que desde hace siglos exalta, mediante distintas expresiones culturales, la piel blanca, los ojos claros, las melenas de oro... Cualquiera que lea pensará que soy un "negro resentido". Los que me conocen personalmente, y quienes me tienen de "amigo" en Facebook, saben que doy con el tipo europeo (digo esto sin orgullo ni vergüenza). Más allá de mi apariencia, no quería dejar de señalar que Hitler ganó la guerra a través de estos mensajes subliminales de muchachitas arias que se multiplican por todas partes. Peor aún: señoritas no blancas que usan lentes de contacto celestes y que se tiñen de rubio demuestran el triunfo de una nefasta concepción del mundo (la Weltangschauung nacionalsocialista, cuyo origen se remonta a los bárbaros nórdicos que conquistaron el poder en diferentes territorios de Eurasia; de allí surgieron las élites doradas que gobiernan hasta hoy).

  Voy a lo que más les interesa, mis estimados pajanautas: las mujeres. Pues bien, lamento decirles que la mayoría busca "likes" y seguidores, no sexo. Cualquier señorita o señora puede hallar un hombre que le guste sin esforzarse demasiado. A ver, una tipa con dos mil seguidores, y muchos más también, ¿por qué habría de elegirte justo a vos? ¿Por qué sos bueno? ¿Simpático? ¿Acaso sos el único? ¿El mejor? ¿El más lindo? Todo es en vano.

  De más está decir que en todas las redes sociales hay perfiles falsos. Cuentas asociadas a virus informáticos y estafas. "Bots" que envían mensajes automatizados a millones. También aparecen, como siempre, los pervertidos que se hacen pasar por mujeres. Y las viejas que se quitan edad o que editan las fotografías a más no poder, ante la imposibilidad real de intervenciones quirúrgicas.

  Mi trasfondo como persona es fuertemente judeo-cristiano. Creo que el mundo es ilusión y engaño. Sin embargo, aun sabedor de la verdad, elijo adentrarme en la vida y sus espejismos con una actitud optimista. Sé en el mismo sueño que todo se trata de un sueño. Instagram y sus mujeres, muchas blanqueadas por filtros, brillan tanto que me enceguecen. Ceguera y desnudez, elementos indispensables del imperio de la carne. 

  Dedicado al Rusito. 


viernes, 23 de noviembre de 2018

Otro viernes más grave




  La vida calla en un rincón que dibuja desprecios y afectos desconocidos. Si te extrañé antes de conocerte, no me condenes el perdonarte algo que no hiciste.

Otro viernes más grande



  Siguen las crónicas del derrumbe, vacías de contenido, como siempre. El mundo es otra vez el mismo de ayer, con la expresión idéntica de desprecio que supimos conseguir. De nuevo golpea la campana del "no somos nada". El tiempo nos mata. Perdimos por goleada el partido del levante, por más que saquemos chapa del aguante. No existimos, pero acá estamos, desfigurando la lengua, cuando la vida nos desfigura la cara y el alma en pena.

domingo, 18 de noviembre de 2018

Crónicas de una poronga despierta



  Pierdo el control nuevamente: la poronga se me para y golpea el techo, como un dragón que quiere quebrar los límites del cielo. No es que la tenga muy grande, pero esta noche toda la sangre se me va a la cabeza, que se hincha de tanto anhelar el pescado que se le niega hace seis años. 

viernes, 16 de noviembre de 2018

Entrada bronca



  Misterios. ¿Por qué? Blanco. De pronto, surge una forma velada de tropiezo y zozobra. El mundo se transforma. Marchan otros hechos. Algunas nubecitas se renuevan. Otras se hacen agua para espanto de los mártires. El comportamiento de los ángeles huye del entendimiento de los hombres.

Entrada negra



  El miedo al final, la incertidumbre. Una voz que no llega, un grito que tal vez no exista. Vuelos invisibles. Distintos mundos fugaces que persiguen fantasmas de moda. Hoy, ayer y la nada en la era de la internet y las masas sin fe.

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Entrada blanca



  ¿Cuál es el cuarto horror? ¿Cuál el quinto lugar? ¿Qué misión tenés en el laberinto? ¿Quién inventó el orden? Preguntas. Digo, pues, que, de entre todos tus lados, tal vez no me quede con ninguno. ¿Si fuera verdad que sos una mentira salida de mi mente?

martes, 13 de noviembre de 2018

Así porque sí



  No esperes besos de sus labios vaginales. No pierdas tu tiempo. El mangina jamás verá argolla alguna. Mejor una paja en vez de ser soldado de una causa que te quiere muerto desde antes de nacer.

sábado, 10 de noviembre de 2018

Las instagrameras instarrameras



  No alimenten con sus corazones a los animales que pueblan los zoológicos de las redes sociales. Pasen y vean a las hembras en sus jaulas de fotos, pero no se acerquen demasiado. Mejor que sus visitas pasen inadvertidas. Estas fieras salvajes pueden matar por la espalda.

  El día en que los estúpidos dejen de arrojar su dignidad a las bestias, el mundo empezará a cambiar. Pero difícil que algo así suceda. Esta vida es engaño, vanidad y apariencia. La muerte nos abrirá los ojos a todos. Mientras tanto, en la caverna, veremos el desfile de seres que gozan al vernos encadenados.

  Rechazá la friendzone y todo el caretaje social. Cristo viene con una profunda realización personal. Dios nos hace ángeles en su presencia, mientras que otras caminan en cuatro patas y ejercitan un diabólico perreo dedicado al empresaurio rex profanador del Templo.

  No teman: la libertad ya está cerca. Esta vez será distinto: Salomé le llevará a Juan el Bautista la cabeza de Herodes, en una bandeja de plata. 12 cuotas sin interés.

viernes, 9 de noviembre de 2018

Revolución Facha (por Juan Tierradentro)



   Nos hacen creer a nosotros - los rubios, los altos, los de ojos claros, los bellos, los virtuosos, los vitalistas, los racionales, los espirituales, los artistas, los científicos - que somos racistas, que somos basuras blancas, chetos, maricones, blandos, discriminadores. Pero es al revés: la dictadura perfecta la están ejerciendo ellos: los negros, los gordos, los vagos, los chorros; el simple ser humano de a pie que te pudre el cerebro con su cháchara, con sus divorcios, con sus fines de semana miserables de plaza, con sus comidas insanas, con su mugrosa música, con sus estallidos de ira o de placer, con sus ruidosas proles empujadas por el sinsetindo, su vacuidad lumpen, automática, repugnante.

Nosotros dedicamos nuestra vida autoconsciente a las artes poderosas, a la contemplación de las leyes secretas, a espiritualizar los placeres, como dice un filósofo pagano de por ahí. Somos los pilotos de un avión turbulento, vivimos al galope de una existencia sensible (y de tan sensible, terrible). Vemos cómo todo se interconecta, como el colibrí depende de la flor y la flor del colibrí. Una tarde de lluvia, en la que el sol corta con sus tentáculos de fuego el hilo intrauterino de las nubes, advertimos el tibio juego de Dios con su arquitectura asombrosa. Y ellos, ante semejante espectáculo, siguen con su lamentable sonambulismo, reproduciendo el dolor y la fealdad en su eco ominoso, con sus voces roncas, chillonas, ensordecedoras. La dictadura de los feos que inflaman la ciudad de ira, que desacralizan el aire con sus vibraciones desafinadas. Y son culpables, son responsables. Basta de victimización, de derechos de mierda. Hay que empezar a obligarlos a salir de ese gran continente de mierda, moscas, cucarachas, armas, rutinas, aceites hirviendo, risas sardónicas, ocio miserable y ruindad. Van a destruir el mundo, lo van a hacer explotar de pasión y vergüenza. Y nos hacen creer a nosotros, estas mierdas, que tenemos la culpa de todo.

¡No roben en el barrio!



  Compas, no roben en el barrio. En verdad, no hay que robar en ningún lado. Pero antes había esa cosa hermosa de los códigos. Como dice la canción, “si la vas a hacer, hacela bien”. ¿De qué sirve ser un triste rastrero cuando podés ser un criminal de alto vuelo, ñeri? Vofi. Lo más importante de todo es hacer algo por la comunidad, al estilo Pablo Escobar. Además, la Argentina no tiene ninguna mafia importante a nivel internacional: hay mafia italiana, mafia china, mafia japonesa, mafia rusa, mafia albano-kosovar, mafia peruana, mafia colombiana, mafia mexicana, mafias del Brasil, etc. Podemos revertir esta tendencia y darle a nuestro país el lugar que merece en el concierto de las naciones. Con espíritu olímpico y juvenil. Lo importante es competir (¡PERO NO ROBEN EN EL BARRIO!). En honor a la banda de rock surgida de nuestros pagos, yo bautizaría a la organización como Hijos del Oeste. Antes de dar por fundada la asociación ilícita, voy a hacer una serie de propuestas sobre el destino que ha de tener todo el dinero hecho por izquierda. Porque no tira nada que toda la teca se vaya en ritmo y sustancia para toda la vagancia. Pensemos en grande, como aquellos cracks lavadores de dinero que han construido torres de lujo alrededor del mundo, que compraron empresas e influyeron en política.

   Aclaré que es muy importante que NO ROBEN EN EL BARRIO, bribones. No da. Ni siquiera a los forasteros que se acercan a tramitar la licencia de conducir. “Donde se come, no se caga”. Después, por una minoría, somos todos estigmatizados y los Uber y los taxis nos dejan de garpe. Tampoco nos dan empleo y se hace todo un círculo vicioso de desocupación, desánimo y malas compañías. Amigos: vamos a robar, pero en los barrios chetos. Tranqui, que yo no vine a quitarle el laburo a nadie. Más delincuentes que los políticos no hay. “A la gente sólo la ayuda la gente”. Lo sé muy bien. Queridos cacos, simplemente estoy organizando el sindicato. No se justifica caer por un celular y una SUBE con saldo negativo. Vamos por todo. Todo el poder para el Pueblo. A todo ritmo (ATR). Sí, hoy escribo en modo diablo porque ya estoy jugado. Me cansé de ser el gil que estudia, que labura. Nunca salí de caño, no por una cuestión moral sino porque me faltó valor. Siempre quise tener lo que quieren las guachas del Uno y Dos.

  Bien, brothers, el primer paso es a través del deporte. Vamos a hacer que Yupanqui juegue en la canchita de Larrazábal. El club contará con joyas como Messi, Mbappé y Armani en el arco (se van a querer matar los togas de Saca). Ascendemos al toque y le damos todavía más identidad al barrio. No puede ser que Mataderos tenga a Chicagón y nosotros, nada. Se acabó. Fútbol para todos (y todes). Eso es una. La otra: fomentar el boxeo. En AEGOA, lo metemos al negro Mayweather a dar clases. Levantamos un poco las instalaciones, luego del triste hecho del incendio. Para no generar pica, en Savio 80 ubicamos a McGregor y al Chino Maidana (que va a tener que comer Fantoche, la rica marca del rioba, no Guaymallén). Como si todo esto no alcanzara, a Carlitos Tévez, que está en las últimas, lo hacemos presidente del Golf Club José Jurado, ya que le gusta tanto meter la pelotita. Igual, para mí, la mejor es poner a Usain Bolt a correr la vuelta a Jumbo. Me dirán que es corredor de distancia cortas. Por la plata baila el mono, papá. Todo puede hacerse realidad. Lo importante: ¡NO ROBEN EN EL BARRIO! Ah, si un equipo parece tener ventajas sobre nuestro Yupanqui, llamamos a Icardi para que vaya a visitar a las esposas de los delanteros contrarios. Corta la bocha.

  Aprovechemos el Autódromo: la Fórmula 1 de regreso a la Argentina. Como nos gusta joder, le dejamos a Chano manejar la Ferrari (capaz que gana el Gran Premio de Buenos Aires porque ninguno querría salir a la pista a batirse con tan eximio conductor). Eso sí: ¡NO ROBEN EN EL BARRIO!

  Todo muy lindo con el deporte, pero Lugano, igual que toda la Zona Sur, siempre fue postergado en materia de infraestructura. Propongo hacer del Belgrano Sur un tren bala. Sí, el tren bala que nunca se hizo en ninguna parte del país. Qué vaya para todos lados. No sé. Síganme, que no los voy a defraudar. Vamos a hacer realidad otro proyecto trunco: vuelos a Japón en una hora a través de la estratósfera. Salidas desde el Parque de la Ciudad. ¿Qué mejor escenario para semejante aventura aeroespacial? Menem lo hizo. Y sí, ya que estamos, ponemos juegos y hacemos un parque de diversiones, en vez de estacionar Toyotas. El Pueblo unido jamás será vencido. ¡PERO NO ROBEN EN EL BARRIO!

  ¿Cansado de esos días en los que hay mal olor en el aire? Vamos a limpiar el Riachuelo en mil días. Posta. Nos conviene hacerlo. Debemos hacerlo. Vivimos pegados. La contaminación mata. No es joda. Para que vean que somos generosos y que compartimos con los demás barrios, le regalamos la planta incineradora de residuos a los amigos de Palermo. Parque Sur se transformará en una suerte de Miami Beach, con Sol Pérez como bañera tipo Baywatch. Eso sí, guachos: ¡NO ROBEN EN EL BARRIO!

  Parece una utopía todo lo que propongo, pero la historia demuestra que mediante el esfuerzo colectivo se han alcanzado cimas muy altas en ciencia, tecnología, artes, cultura y sociedad. Creo que no es flashear proponer un premetro invisible. El tema es que sería difícil pararlo. No sé. Algo se nos va a ocurrir, turros. Hay que estar activos nomás. Siempre en punga. Si nos organizamos, somo’ nosotro’. Vo’ sabe ´cómo es esto. Lo importante: ¡NO ROBEN EN EL BARRIO!

  Sigo con mis propuestas. Porque estoy convencido de que podemos hacernos altos botines si nos juntamos y vamos contra todos los chetos. Un proyecto como el nuestro necesita su parte religiosa. Sugiero traer al Papa Francisco y hospedarlo en la Parroquia Jesús Salvador, pegadito al Coto. Ya que es tan austero, no se va a molestar por dejar el lujo de Roma. Somos ladris, pero de fe. Y, como respetamos creencias ajenas, le vamos a comprar el Muro de los Lamentos a los judíos y lo vamos a poner donde ahora está el interminable paredón de Larrazábal, futura ubicación del estadio de Yupanqui. Fútbol en Tierra Santa. Only in Lugano. ¡PERO NO ROBEN EN EL BARRIO!

  Nosotros somos grandes. Pero los guachines deben ir a la escuela. Vamos a ser lo más pluralistas posibles: adoctrinamiento facho y zurdo por igual, así no hay quejas. En el Delpini, colegio industrial de machirulos y muchos bullying, lo ponemos de director a Agustín Laje. En Lola Mora, la dejamos a Malena Pichot. Y en la 35, lo metemos a Merlí, a ver si consigue entusiasmar a los pibes. Por el bien de las futuras generaciones, ¡NO ROBEN EN EL BARRIO! Los únicos privilegiados son los niños. De hecho, Papa Noel va a laburar todo el año para nuestras criaturas. Los peques no tienen la culpa de nuestros pecados.

  Bob Marley va a rugir en el salón Jamaica con los Rolling Stones. Gardel va a cantar con los Beatles en la Plaza del Ombú (Plaza Democracia oficialmente). Y al fin van a decir la verdad los que escriben los diarios porque los vamos a escribir nosotros. Lugano no será más conejillo de Indias de burgueses aburridos. No. Se acabó la difamación, baby. Sí es importante que NO ROBEN EN EL BARRIO.

  Ustedes propongan qué hacer con el botín, con los botines. Se me ocurren muchas cosas. Como poner a Ricardo Iorio a laburar de parrillero en el restautante de Cruz y Oliden. Otra buena, para atender a nuestras mujeres en tiempos de poliamor, es contratar a strippers para llevar las bolsitas de Coto. Ah, Coto, “yo te conozco”: le voy a decir a Guille Moreno que vaya con los guantes de box y te surta cada vez que remarques precios. Somos chorros, pero no boludos. Basta de inflación. En la República de Lugano, Milei para ministro de Economía. Y los impuestos van a ser voluntarios, no más impuestos. Y cuando vayas al Pago Fácil, ya no vas a pagar más las boletas sino que te las van a pagar esos dos que siempre joden con que no hay sistema cuando justo te toca a vos y te comiste toda la cola ahí afuera. Ah, le vamos a regalar un extractor de humo al señor de La Góndola, que vende unas facturas riquísimas, pero te mata con el olor a tabaco. ¡NO ROBEN EN EL BARRIO!

  Tengo mil propuestas. Pero me quedo corto. Basta con decir que Ciudad Oculta se llamará, desde hoy, Ciudad Culta. Porque cultura no es la producción euro-centrada de determinada clase social. Ah, tiro una para mi vieja: cuando robe mucho, le voy a conseguir un marido como Alejandro Fantino o Sergio Dalma. Ella se lo merece. Bastante que me tuvo a mí, pobre, que le salí escritor muerto de hambre. Para finalizar, expreso que trataré de alcanzar la mano de Esmeralda Mitre, mi amor imposible. Gente, todo se puede en esta vida. ¡PERO NO ROBEN EN EL BARRIO! 

Facho con facha (de pluma ajena)



Comparto una noticia de un diario del Interior (no subo fuentes para no generar más problemas con el periodista, que ya padece el "pueblo chico, infierno grande". Sumar a las feminazis porteñas a su calvario no es mi intención).

  Este fin de semana, la Policía Local de la ciudad de Alma Mora logró desbaratar los movimientos de una curiosa casa en calle Bulín, en Barrio Banano. El resultado fue la detención de un individuo de 29 años nativo del lugar. El presunto culpable estaría alineado a grupos de derecha y en el allanamiento se retuvieron libros como Mi ducha y Capitalismo: ¡cómo te amo!

En este curioso recinto lo único que se comerciaba eran promesas vacías, promesas cuyas victimas eran dóciles mujeres de entre 22 y 30 años. Al parecer, el modus operandi del individuo consistía en invitar a las despreocupadas féminas al recinto con la excusa de hablar de naturaleza, amor, poesía, sociedad, economía y política; algunas incluso llegaron a declarar que se les ofreció algún que otro capitulo de la serie TWD. En el transcurso de la velada, el fascista en cuestión convidaba a las inocentes jovenzuelas con bebidas alcohólicas, las que solía mencionar preparaba con una vieja receta familiar nacionalsocialista. Las pobres almas corrompidas por este derechoso ser se veían cegadas por sus fuertes rasgos , pero suaves palabras que, acompañado por el alcohol en sus venas, las llevaba a un profundo éxtasis y era en este punto donde el mal viviente aprovechaba para inmiscuir a estas delicadas criaturas en sus sábanas...

  Si bien el excremento humano utilizaba diferentes tácticas, frases de poetas, fuentes audiovisuales, etc., todas las femeninas coincidían en la parte final del relato... Una vez producido el coito, en ocasiones acompañados de felatio in ore, el "Depredador de Bulín", como lo apodaron sus víctimas, se mostraba reacio, molesto, incómodo con la presencia de alguien más en su morada; hablarle, intentar cobijarse con él, incluso solo mencionar el pasar la noche juntos, despertaba sus más oscuros instintos y ocurría lo inevitable... Mediante la utilización de engaños y artimañas, lograba que las víctimas abandonen el recinto para muchas veces... Jamás volver. Incluso una de sus amistades, en una exclusiva con este medio, nos comentó de un episodio en el que lo llamó aterrado porque, a la mañana siguiente, luego de él irse a trabajar, una de sus presas osó quedarse en sus aposentos, ¡y eso que prometió irse a primera hora! "Estaba alterado, irreconocible, su nerviosismo por la presencia sumado al hambre voraz que tenía por ser sábado a la mañana lo llevó a decirme que actúe para ayudar a sacar ese cuerpo penetrado de su casa", nos comentaba su amigo en confianza.

  En cuanto el chacal lograba verter su semen y sacar a sus presas de la cueva, el contacto era cosa del pasado: mensajes y llamadas sin responder, whatsapp's dejados en visto o con promesas de respuesta en "cuanto me desocupe"; el hecho era incuestionable, habían sido victimas de un engaño, un artilugio , una mentira y ya no serían cumplidas esas ilusiones de amor eterno....

  Esa mañana de domingo, cuando la policía entró, el individuo no ofreció resistencia: él era consciente de lo que había realizado en sus noches de afán sexual. Los oficiales requisaron la cueva y advirtieron restos de que otro ataque había sucedido la noche anterior, sin embargo, la merodeadora penetrada ya había sido "descartada", según el propio despojo de persona le informo a los oficiales.

La conclusión del operativo se dio en el recinto, mientras el depredador era llevado esposado al patrullero, bajo la atenta mirada de vecinos con cara de "sabíamos que esto pasaría". El criminal esbozó a los gritos una frase que quedó grabada a fuego en las mentes de los presentes: "¡Ellas querían empoderamiento y yo se los di!"

jueves, 8 de noviembre de 2018

Diputadas indecisas



 "Diputada" tiene mucho de "puta". Interesante. Pero hoy no me amanezco al juguito de palabras. Solamente quería saludar a una damita que dijo que yo la "desterré" de mis redes sociales. Falta a la verdad. "El que se va sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen". Seguro se fue solita y ahora "vuelve el perro arrepentido con el rabo entre las piernas y el hocico metido". 

  No me quiero hundir en la vanidad y el narcisismo. Pero sé que hay algunas chicas que gustan de mí. Pese a la atracción, me ignoran en castigo a mi forma de ser. Conocen mi espíritu bravo, mi corazón machirulo, mi cerebro no pollerudo. La única explicación para tamaña histeria femenina. Siga así la fanaticada, entre el anonimato y el ostracismo. 

  Yo les hablé con el corazón y me contestaron con el feminismo.

martes, 6 de noviembre de 2018

La Mesías de Israel



  Me casé con una judía rubia de ojos azules y me fui a vivir a Israel. Todavía recuerdo la fuerza de ese amanecer primero sobre Jerusalén. Como si fuera un sueño, vi caer el sol sobre la Cúpula Dorada y las edificaciones de la Ciudad Vieja. Tierra Santa.