Respeten sus progreleyes y no sean contradictorios censurandome.

El Congreso no promulgará ninguna ley con respecto a establecer una religión, ni prohibirá el libre ejercicio de la misma, ni coartará la libertad de expresión ni de la prensa; ni el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y de pedirle al Gobierno resarcimiento por injusticias.
(Primera Enmienda de la Constitución de los EE.UU., ratificada el 15 de diciembre de 1791.)



Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Articulo 19 de la Declaración Universal de los Derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948 en Paris.



- 1. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber ingerencias de autoridades públicas y sin consideración de fronteras.

-2. Se respetan la libertad de los medios de comunicación y su pluralismo.

(Artículo II - 71; Título II concerniente a Libertades del Tratado para el que se establecia una Constitución Europea)

jueves, 6 de marzo de 2014

Sueños locos XVIII (Las mil muertes)













     
     Vi lo vil, vi lo ruin. Vi las mil muertes de mi muerte. Vi todo lo que tenía que ver, todo lo que tenía que ser. Hermoso. Pasó y lo cuento hoy. No quise vivir pero tuve que asistir a ese fin brutal. En blanco quedé sentado en ese banco. El mundo se precipitó sobre mi frente. Tuve miedo, mucho miedo. Pánico. Sentí que el corazón podía estallarme de tanta pasión, de tanta locura. Cada vez me siento peor y es por un exceso de juventud que me está consumiendo. Ya no soy yo. Igual prefiero ser un inmaduro y no uno de esos que de tan maduros ya pasan a podridos...

        Levantemos la pelota y busquemos la cabeza de uno que la meta en el fondo de las venas. Digamos lo que hay que decir (hablo con ustedes para que seamos un nosotros y no unos putos otros de los que se excluyen solamente para quejarse como buenos pelotudos que son). Decía que tuve un sueño muy loco, otro más de mis Sueños locos. Tiene que ver con el Oriente, tiene que ver con ser paciente.

        Les cuento para que no se desesperen y no me traten de vueltero ni de cagador de vueltos y otras pavadas: soñé con una china gorda y fea, agresiva ella. Vestida de blanco, una enfermera pero de las malas. Llevaba un látigo con el cual azotaba a un chino condenado a muerte por el asesinato de otro chino (los chinos no son hombres pues tienen mucho de máquina mezclado con algo de animal pese a su antropomorfismo). El tipo humillado, el reo, estaba "de cuatro" en la caja de cargas de una camioneta cuyas puertas traseras estaban abiertas. Ella, la verdugo, la torturadora, se hallaba de pie en el pavimento flotando sobre esos afilados taco aguja. Dando y dando caña a las espaldas del pobre chinito criminal. Sin piedad.

     No piensen que soñé con una china porque me gusten las orientales. En absoluto. Pero sí hay una idea recurrente en mí y que por eso afloró en mi noche muerta: pienso que las mujeres detestan a los hombres, no sienten compasión por ellos. Las policías matan tipos todos los días y sienten placer por ello. Las médicas en las morgues tocan los genitales de los que ellas llaman "fiambres" y gozan con la desgracia ajena ante la mirada pasiva y criminal de funcionarias judiciales. Y las periodistas anuncian los obituarios del hampa con una puta sonrisa frívola en el rostro operado por la Masonería. ¿Por qué será que las féminas suspiran con los gemidos dolientes de los varones?

     Prendan la tele y miren cómo las mujeronas de la policía se llevan a los detenidos de sus casas luego de los allanamientos: observen a esas tipas matar y gritar "manos en alto, hijo de puta". La mujer odia al hombre por naturaleza; ella es un animal de sangre fría, una serpiente que se arrastra sobre su vientre en sábanas de seda. Sólo quiere deleitarse en los billetes, el poder, la fama y la influencia (y ahí nomás podrán ver también a las adictas al morbo clavar sus plumas mediáticas en cualquiera que no cuente con su beneplácito). ¿Otro ejemplo? Las soldado del ejército de Israel o las temibles agentes del MOSSAD. Matan, las perras matan.

     ¿El hombre no mata? El hombre es el macho. El macho es animal. Es un asco reconocer la naturaleza caída del ser humano. Somos hijos de puta desde los tiempos de Adán. Pero Dios quiere otra cosa para las hijas de Eva: quieren que sean buenas, que sean madres, hermanas, novias, esposas, hijas y nietas. ¿Pero qué son hoy? La muerte, la nada, la indiferencia, el desprecio, el odio y las mil pasiones malas o contradictorias (hay días en que las tipas te pegan una puñalada por la espalda pero también hay tardes de miradas heladas y silencios cómplices de desapariciones, apremios ilegales y deportaciones a tierras oscuras, lejanas). Voy a dar dos ejemplos: está la loca que te pega un corchazo por creer que le fuiste infiel. Una asesina, una enferma mental que te quita la vida por celos. Pero también mora en esta patria la atorrantita que firma un papelito que significa tu desgracia más grande (una putita de familia de guita puede ponerle el gancho a la orden de desalojo que te dejará en la calle junto a tus hijos o puede mandarte un telegrama de despido sin sentir cargo de conciencia alguno). Son como esas rameras finas que miran contentas como un negro te caga a palos arriba de un cuadrilátero ficticio. Ellas le gritan al otro "mátalo" y ríen cada vez que te ven caer. ¿Por qué será? No lo sé. Pero veo también a esas profesoras que ponen malas notas a mansalva, esas que salen a comerse a los chicos crudos por temor que ellos se las morfen con ropa y todo. ¿O es que la que se quema con leche ve un pibe y llora? ¿Será este el origen de la afición letal a la tortilla? Y no digan que yo "cosifico al género femenino": si hablamos de cosificar, las lesbo-marxistas freudianas hacen de nuestras compatriotas tijeras que no cortan ni brillan. Puros fierros oxidados y retorcidos, bien retorcidos. Mal de tétanos y tetas no comestibles, tetas llenas de mierda.

     ¿Cuándo siente misericordia la mujer? Cuando el tipo tiene plata. La simonía es moneda corriente en nuestros días. Con la mosca se compra el amor y el respeto. Así ocurre que en los noticieros se muestran a las desconsoladas llorar ante las tumbas de sus maridos empresarios de la falopa: los famosos narco-satánicos colombianos y sicarios diabólicos de los carteles de Cali y Medellín, los renombrados patrones del mal. De todas maneras las desconsoladas  llenan sus agujeros existenciales con consoladores y van a buscar machitos platudos a otros lares de Latinoamierda. ¿O piensan que van a llorar por siempre como las pelotudas de las novelas? La vida es corta, por eso intentan infructuosamente metérsela hasta el fondo del orto. Saben que se acaba rápido, bien rápido. La existencia tiene eyaculación precoz para estas trolas hacedoras de ladrones y genocidas de la blanca flor andina.

     ¿Quieren que cambie de tema? ¿Muy misógino el texto? No me culpen. Estoy como si estuviera borracho. No tomé nada pero estoy tan cansado que escribo estupideces. Es humor negro. Es como hacer chistes sobre un negro al que le explotan las pelotas por culpa de su esposa que le mete los cuernos a más no poder. Pero bueno, puedo hablar también de los chinos. ¿Saben por qué la chinita de mis sueños le daba latigazos y puntapiés al pobre reo de muerte? Bien, resulta que los orientales sienten un profundo desprecio por los demás porque la vida es algo descartable allá en las lejanías del Asia. Muere uno y nacen un millón. No hay diferencias entre unos y otros. Piensen que donde acaba la respiración de un amarillito empieza la nariz de otro y así sucesivamente. El ser no se expande. No hay lugar para la individualidad. Nadie puede estirar las piernas y los brazos, desperezarse del todo, mirar al cielo con alegría y decir "acá estoy yo frente al mundo". Ahí es un todo contra todos. Un pedo de cualquiera y es el fin de una parte de la humanidad del Océano Pacífico. No puede existir Dios allá donde solamente se ven personas y personas que están encerradas entre personas. Mares de gente. Cada cual es una gota de un río de caca como el Ganges de la India. Así es el Extremo Oriente. ¿Xenofobia? No, es la verdad. Y sino miren a los chinos, todos pegaditos entre sí en todos lados, siempre haciendo rancho aparte y peleando contra el resto del mundo.

      ¿Qué fin le puedo dar a esto? Solamente puedo decir que me da asco ver a mujeres torturando hombres como ha pasado en Irak hace algunos años. Y también pienso que no deberían haber tipas en las Fuerzas de Seguridad que se dediquen a humillar varones, a esposarlos y a llevarlos con las caras tapadas delante de las cámaras de la TV. Yo sé bien que las que hacen esas maldades ríen por dentro y en su sadismo le piden a Satán que hayan crímenes por todas partes cosa que ellas tengan carne fresca para castigar y afrentar frente a los ojos electrónicos de la plebe que todo lo quiere ver. Ante tamaña chusma de masónico sanedrín no queda más que exigir silencio y olvido. ¿O alguna me dirá algo concerniente a la "justicia"? Sé que me van a mandar a la mierda pero me importa un huevo: yo le digo que a la mayoría de los hombrecitos victimas de estas estatólatras, o estatrólatras, alguien les robó la infancia, la adolescencia y la juventud. Por eso crecieron estos hampones sin madre, padre, sacerdotes, maestros o amigos. ¿Dónde estaban todos cuando esa criaturita pedía a gritos un poco de amor en medio de la basura y la mendicidad? Resulta que la Argentina se convirtió en el puterío del mundo entero. Todos fornicando como bestias mientras la civilización cristiana se hunde en su ocaso. Pero bueno, el hilo se corta por lo más fino: los diarios muestran las caras de los delincuentes de humilde condición. No tienen abogados que les saquen las papas del fuego. Las mujeres se ríen de los pobres, saben que el que no tiene la billetera grande tiene la pija chica aunque más no sea en un sentido figurado. Del mismo modo que el chabón que la levanta con pala, el que se la toma todo y palo y a la bolsa, ese tiene una poronga grande como el Obelisco por el mero hecho de amasar la capital hasta el infinito y más allá de Puente Alsina...

     En conclusión, las mujeres no eligen a sus novios por amor sino por la billetera. Las muy bestias quieren que los machos se maten los unos a los otros por ellas. Se alimentan de la sangre de los vencidos y los escupen cuando estos piden clemencia desde el suelo. Luego el alfa pela el miembro delante de toda la manada y copula con todo el harén compuesto por empleadas de Recursos Inhumanos, publicistas, licenciadas en marketing, leguleyas, lechuzas, contadoras, cuenteras y demás meretrices con formación universitaria. Vale decir que la orgía se hace más placentera para las penetradas al contemplar la mueca triste de los que cayeron en bancarrota por su puta culpa. El capitalismo es salvaje porque es animal. Así se explica cómo se van matando los unos a los otros. En ese lodo nacen crías no esperadas que luego serán asesinadas por un Estado prostibulario y abortista, que querrá matar en el ladrón adulto al niño que nunca quiso traer a este mundo de maldad e injusticia. ¿Ahora entienden por qué la china gorda de mi sueño le da de latigazos al criminal y lo humilla cuan cruel sesión de sadomasoquismo? ¿No entendieron que esa oriental no es ni enfermera ni policía sino que es una ramera que maltrata al hijo de una compañera? Por eso siempre la chusma le grita "hijo de puta" al reo que sube cabizbajo al camión celular. Ese pobre infeliz, esa sangre del pobre, jamás recibirá una caricia ni una visita que lo aparte por un momento de su terrible realidad. No tendrá novia ni sueños y sufrirá el odio de todos: el Gobierno, la Justicia, los carceleros; el Pueblo. Los indigentes mueren de hambre en sus celdas mugrosas mientras que los narcos, amigos de los poderosos, brindan con champaña y comen caviar junto a sus gatos rubios y pelirrojos, junto a sus conejitas de Playboy y junto al viejo impresentable que controla ese imperio de la paja y la degeneración espiritual.

    Roguemos a Dios que haya mujeres capaces de superar este círculo vicioso de líneas de cocaína y azotes de degeneración, corrupción, periodismo amarillista, Masonería y otras hierbas comercializadas por narcosatanistas comunistas...

13 comentarios:

  1. Me quedo con esto aunque cada ves son más las mujeres metidas en la chupada de culo de mammom :/ :
    """Roguemos a Dios que hayan mujeres capaces de superar este círculo vicioso de líneas de cocaína y azotes de degeneración, corrupción, periodismo amarillista, Masonería y otras hierbas comercializadas por narcosatanistas comunistas..."""

    Una recomendación mejora el orden de tu blog, porque aparece todo remezclado, como también hacerle una separación por párrafos al texto, porque endonde se pierde en una, termina uno forzando la vista en la búsqueda de donde y parte lo había dejado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la observación y por todos los comentarios. Una brazo.

      Eliminar
  2. Primero lo primero: comentarte que descubrí tu blog ayer y que me agrada mucho cómo escribís, a pesar de que considero que te pasás de beligerante, y abrís todos los frentes de batalla al mismo tiempo. Y además hacés bandera de eso. Pero rescato el estilo… fluido, ameno e inteligente.

    Después, con respecto a este post, me temo que debo romper lanzas a favor de las mujeres; introducir una pizca de biologicismo (¡que feo suena!) en su defensa, en aras de argumentar que nada en el comportamiento de los géneros debe ser "rectificado". Que, por el contrario, se deben aceptar las cosas como son, aunque pese. Tal vez semejante comportamiento femenino obedezca a razones insondables, ancladas en la evolución de la especie, al más craso estilo darwinista; razones que no podemos comprender ni desentrañar fácilmente, pues se hunden en un sustrato meramente instintivo, inescrutable. Las damas parecen inclinarse naturalmente a elegir los "machos" con mayores recursos, por brindarles estos mayor seguridad (tanto a ellas como, eventualmente, a su prole). Y tal vez a los hombres que nos tocó perder en la repartija de naipes sólo nos quede resignarnos... ¿se las puede culpar? Me parece que tenés una tendencia a realizar siempre una lectura en clave moral de las cosas; o a emitir juicios de valor fulminantes desde el desengaño... Da un paso más allá: aceptá las cosas como son, sin caer tanto en la diatriba o en la invectiva. ¿Semo' pobre’ y malos partidos? Tal vez sea hasta una bendición carecer del “privilegio" de copular con las más bellas y dejar vástagos en este mundo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su visita y su comentario. Da mucho qué pensar. Especialmente lo último. En el fondo es una bendición en esta época no tener hijos de joven y postergar la formación de una familia cuando la inflación es fatal y no hay empleos estables. Al mismo tiempo, es obvio que los "grandes machos" son ricos y bueno, son amados por su pasta y no por su cuore. Nosotros seremos pobres pero vivimos en la verdad, no en la mentira como los burgueses que andan en Mercedes Benz...

      Un abrazo. Alan.

      Eliminar
  3. Ojo que la inflación y los avatares económicos no serían un problema genuino en una civilización verdaderamente pujante y viril, que se halle en franca expansión; pero ocurre que occidente, como auguró Spengler y otros tantos, se encuentra visiblemente en decadencia; sobre todo desde un punto de vista demográfico (con tasas de crecimiento vegetativo que no alcanzan a cubrir el reemplazo generacional; es decir, menores a 2,1 hijos por mujer); y ello precisamente por el afán de priorizar la realización personal y postergar la paternidad para la edad madura, cuando uno ya tiene la casa con pileta, el perro, y muere de ansiedad por conocer el resultado de la ecografía que revela el sexo del bebé para saber si debe pintar esa habitación vacía de rosa o de celeste. Las familias musulmanas, en cambio, tienen hijos sin importar tanto el status económico: cultivan los alimentos en macetas en las terrazas, si es necesario, pero no se mueren de hambre jamás; y por ende no son totalmente rehenes o cautivos de esa mano invisible (o no tan invisible) que rige y ordena el mercado. Por eso les pertenece el futuro.

    Nosotros, sin embargo, estamos a años luz de esa laboriosidad que caracterizó a la generación de nuestros abuelos o bisabuelos. Existía entonces toda una ingeniería social que hacía posible la familia numerosa (sin la zozobra de la miseria) y por consiguiente, la proliferación de la vida. Tampoco existía esa reticencia o rechazo generalizado a las actividades de subsistencia que tiene el hombre letrado, que sólo aspira al confort.

    Cioran decía que cuando un pueblo se sofistica, comienza a perecer. Los pueblos bárbaros marchan como lanzados a una fatalidad; con un ímpetu irrefrenable. Genghis Khan, cuando no estaba guerreando, estaba en la tiendas haciendo hijos. El mismo Cioran observaba sagazmente cómo en el término de dos generaciones en la Toscana italiana, durante el Renacimiento, habían acontecido más cosas “importantes” para la historia de la humanidad que en quinientos años en los cantones suizos…

    Hay pueblos que están como por fuera de la historia; son sólo testigos silenciosos. Pero tal vez la inanidad, la inacción, es la nota distintiva de la vida del sabio y de los pueblos maduros. El asunto es indagar si realmente vale la pena obrar o si, al fin y al cabo, toda acción es fútil, como enseñan algunas filosofías.

    Un abrazo. Juan M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría que ver qué variante adoptamos nosotros. Por lo pronto, creo que el porteño prototípico, el burgués descendiente de europeo, se va a extinguir y en su lugar se reproducirá masivamente eso que Ricardo Iorio denominó "la etnia nacional", lo que los gorilas, los antiperonistas, llaman "cabecitas negras". Igual me parece que la Argentina está condenada al éxito, como decía el masónico Duhalde...

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. ¿La Argentina está en decadencia desde lo demográfico? Es cierto que los argentinos cultos somos iguales a los europeos porque venimos de allí pero no somos los únicos hijos de esta patria. Habrá que ver qué pasa. Es un desafío interesante. Mi sueño sería darle una cultura literaria elevada al bajo pueblo, a los "morochos". Yo soy peronista. Creo en la inclusión social, en un país para todos de verdad, no como los mugrosos kirchneristas, que tienen doble discurso pues pregonan por izquierda y se la llevan por derecha.

      Estamos en un momento de transición en el mundo. Europa ya no tiene más nada para dar. Este es el momento de África, Hispanoamérica, India y otros países llamados periféricos. Saludos.

      Eliminar
  4. Indudablemente, al cabo de un tiempo primarán en América los descendientes de amerindios (bueno… ya lo hacen, de hecho, en la mayoría de los países); y así terminarán a la postre recuperando el continente que habitan desde hace milenios.

    No sólo en la Argentina constituirán la amplia mayoría; también en Norteamérica: basta ver las proyecciones que arroja el Instituto de Censos yankee para el año 2050 (México 2: La venganza!, serán) Yo también celebro el hecho de que las etnias americanas recuperen su espacio histórico. El asunto es ver si en un mundo en el cual el cristianismo parece estar en retirada, pueblos como estos, cuya religiosidad primigenia se expresaba en una suerte de Panteísmo con elementos espiritistas (en tiempos precolombinos), podrán seguir profesando la Fe en Cristo, que es lo que parece preocuparte, dado que adscribís a una ideología Nacionalista Católica. Por lo demás, la existencia de una misma etnia extendida desde el Estrecho de Bering al de Magallanes, podría asimismo sentar las bases para la desaparición de los estados nacionales, como el nuestro: y dar cabida al “temido” y recurrente “sueño” panamericanista (temido en tanto tentativa de realización material de los afanes imperiales angloamericanos; no en este sentido, precisamente, que supone más bien un “pan-indigenismo”). Porque… honestamente, ¿qué razón de ser tendrían al cabo los estados nacionales, tal como los conocemos actualmente, en un mundo semejante? Yo comparto eso que dice Iorio con respecto a la etnia nacional; pero no comparto que vea como un “otro” a otros pueblos indígenas; o necesite forzosamente construir semánticamente un “otro” para definir el “ser nacional”. Pues, ¿qué diferencia a un indígena Mapuche trasandino, de un Toba o un Diaguita argentino? ¿Por qué odiar a los chilenos, si se trata al fin y a cabo de la misma gente? Desde mi punto de vista, es totalmente inconsistente esa posición, de un indigenista que es reacio a sentirse hermanado con otros países con fuerte presencia indígena.

    Claro que cualquier lectura semejante de la realidad política supone la adopción velada de una posición filosófica “realista”, con respecto al modo de existencia de contingentes humanos tales como etnias, pueblos, naciones, y demás... es decir, supone de hecho que creemos en “esencias”, en el “ethos” de un pueblo, como algo que tiene una existencia ontológica genuina, lo cual es cuanto menos discutible. Un nominalista diría que sólo existen individuos, no esencias.

    Saluti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por principio, como nacionalista católico estoy a favor de la Hispanidad, es decir, de la unión de todos los pueblos hijos de Portugal y España alrededor del globo pero cada uno conservando su bandera y sus símbolos. Pero todo parece indicar que la unión de los pueblos americanos no se va a dar en términos estrictamente religiosos sino más bien culturales y lingüísticos. Y no creo que el "Socialismo siglo XXI" tome el poder. Ya con un Papa argentino se les está haciendo difícil. Lo que está pasando en Venezuela indica un viraje a la derecha de la región, cosa que no celebro como tampoco celebro el Chavismo. Pero en líneas generales está todo dado para que seamos una Patria Grande en el sentido bolivariano y sanmartiniano de la expresión.

      Es algo inevitable y hasta necesario que nuestros pueblos se unan en contra del imperialismo yanqui. La Argentina, Uruguay y el sur de Brasil podrá contener mucha población europea pero la gente de USA nos ve como sudacas lo mismo que en Europa. Lo más sensato que podemos hacer es afianzar las relaciones comerciales, políticas y diplomáticas con las comunidades de este rincón del mundo y dejar de lado el aislacionismo eurocéntrico que tanto daño le ha hecho a nuestro país. Al sur de la frontera del Imperio del Tío Sam tenemos petróleo, gas, carbón, madera, agua, tierras, alimentos, mano de obra y una historia muy rica. No tenemos necesidad de pagar la deuda externa o de someternos a los caprichos de los inversores gringos. Tranquilamente podríamos separarnos para siempre de la América Anglosajona y vivir un sueño aparte. Ya con una mejor posición podremos negociar de igual a igual con China, con Europa o con cualquier otro. Al mismo tiempo, creo que debemos estrechar relaciones hemisféricas con los pueblos del África. Los tenemos tan cerca pero históricamente los hemos tenido muy lejos. Debemos tener presencia allí para ir desalojando gradualmente a los colonizadores blancos.

      Eliminar
    2. África, Hispanoamérica y las Filipinas constituirían un bloque geopolítico imparable. Y hasta se podría dar el caso de que se sumen la India, Rusia, Irán y Siria. No necesitamos de USA, como dice el cipayo vendepatria de Macri. Con semejante potencial humano, y teniendo en cuenta la sequía demográfica de los países ricos, la recuperación de las Malvinas y de toda la Antártida sería un hecho. Vivimos en un mundo geopolítico de realidades concretas. Y es de ver venir que USA perderá, o ya perdió ipso facto, mucho territorio por el avance de la comunidad hispanoamericana. A la larga a los gringos les quedará el Canadá y algunos estados norteños de la Unión. Con nuestra alta tasa de natalidad no tenemos necesidad de disparar un solo tiro. La prioridad es cambiar el eje de la historia: Kissinger dijo que nada bueno puede venir del Sur ya que todo en los siglos se dio de Washington a Moscú pasando por Bonn, según palabras suyas. Bueno, me parece que el Hemisferio Norte está entrando en un periodo de oscuridad. Podés tener todo el dinero del mundo pero si no tenés gente...

      Y lo mismo va a pasar con Israel: está condenado a desaparecer por la falta de recambio generacional. El Sionismo va a perder poder como opción geopolítica. Los nuevos actores de este siglo y de lo que Dios disponga que quede como historia, serán pocos, a saber: Hispanoamérica, China y sus países satélites de raíz mongoloide, el mundo islámico con sus miles de millones de almas, India y, en menor medida, África. Europa y Estados Unidos tal cual los conocíamos ya no tendrán nada que hacer en nuestros días. Pasarán a un segundo o tercer plano. Ya pasó su época, ya no tienen nada que dar. Así como los siglos anteriores fueron escritos por los blancos y por los árabes, en este nuevo tiempo que se avecina serán los mestizos hispanoamericanos quiénes marquen el camino. Incluso los negros harán grandes hechos que hasta harán olvidar el endiosamiento estúpido del hombre blanco.

      Eliminar
    3. No tiene sentido defender a pueblos viejos, pueblos que de tanta historia que tienen ya se quedaron sin páginas y sin tinta como para seguir escribiendo. ¿Qué más pueden dar naciones avejentadas como Inglaperra, Francia, Alemania o España? ¿Y Japón? Quizás Japón tenga un resto por la cuota de ingenuidad e infantilismo propia de los asiáticos. Pero a las potencias europeas les llegó su ocaso. No es algo que celebre pero es así el mundo. Dios le da a las naciones su momento de conocer al Salvador Jesucristo y de creer o no creer. Lo mismo con la vida de las personas. Nadie puede vivir eternamente bajo este cielo que nos envuelve a todos por igual.

      La Argentina, gracias a Dios y a la Virgen de Luján, tiene la particularidad de ser un país "hijo de los barcos" pero también un país hijo de este suelo, de los caballos, los indios y los gauchos. Un país de un Martín Fierro que encaró para el lado de las tolderías. Ahora hay que virar. No podemos atarnos a una identidad muerta, a un pasado momificado en un museo. Debemos mirar al sol incaico, al sol vivo de nuestra bandera y caminar por el camino del inca y con perdón si hubo una tautología de mi parte. Nuestra Patria posee otra característica interesante y es el carácter difuso de sus fronteras: ¿no hay similitudes entre el NOA y Bolivia o entre el NEA y Paraguay o entre Entre Ríos y Uruguay? Podemos absorber todo y eso no significa ser absorbidos. Y algo similar sucede con Chile, que si no me equivoco, es un país que posee islas en Oceanía. Digo, Sudamérica se expande hacia todos lados y Tierra del Fuego es un cuchillo que filoso se clava en nuestro Antártida, un continente inmenso que nos pertenece con todos sus recursos naturales. A la vez, la forma de las costas del Brasil y la Argentina encajan a la perfección con las costas africanas, de las cuales fuimos parte cuando ni siquiera habían hombres sobre la Tierra...

      Tenemos todo para hacer una verdadera Revolución Mundial y para cambiar el eje del planeta Tierra. Lo único que necesitamos es la voluntad epistémica de deshacernos de un discurso burgués y "periférico" que nos condena a estar en el margen de la historia. Es por eso que debemos ser amigos de Siria e Irán y enemigos de USA, Inglaperra e Israel. El mundo es nuestro. Sólo queda tomarlo...

      Saludos.

      Eliminar
  5. Algunas observaciones:
    * Según entiendo, la idea de Patria Grande en sentido bolivariano y sanmartiniano no es más que el corolario de la cosmovisión masónica decimonónica: de allí a la ulterior supresión de las fronteras y monedas nacionales hay solo un paso…

    * Me queda la sensación de que concebís alianzas políticas con ciertos países con los cuales nos une más el espanto que el amor; más el sinsabor de haber sido vagón de cola en la historia humana reciente, que el hecho de tener algo -por poquito que sea- en común: caso Irán o Filipinas, por ejemplo. No obstante, aun sin desestimar la posibilidad de afianzar tales alianzas, al menos yo, me siento culturalmente más afín a un americano del norte o a un europeo del sur, que a un micronesio, macronesio, a un uralo-altaico o turco-mongoloide, o a un fulano que pertenece a cualquiera de los múltiples pueblos que habitan la India (tanto indoeuropeos, como védicos y dravidianos). Advierto siempre un dejo de resentimiento en las personas que se oponen tan férreamente a EEUU; un odio visceral, que cala tan hondo que elude toda razón. ¿Por qué el límite presunto de las Alianzas políticas tiene que ser forzosamente el Río Bravo y la frontera con México? ¿Tan relevante es el hecho de compartir un exiguo pasado colonial “hispano” de apenas cinco siglos, después de todo? ¿Qué son cinco siglos, si hemos de tener en cuenta el dilatado tiempo por venir?

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé si el tiempo venidero será dilatado en relación a la eternidad. Pero te puedo decir que luego de tener "relaciones carnales con los Estados Unidos", dilatado nos quedó el traste. Chistes aparte, cinco siglos no son poca cosa. A eso hay que añadirle la lengua, la religión y toda la historia en común. Respecto al ideal sanmartiniano y bolivariano, no es más que el Imperio Español pero con sede en América. No es otra cosa. Antes de las independencias latinoamericanas éramos una sola tierra pese a las respectivas diferencias administrativas, los virreinatos y los límites políticos y de jurisdicción.

      En definitiva, sigo creyendo que tenemos que afianzar relaciones con esos países que nombré. Esos llevan en sí el germen del futuro. USA trae consigo la descomposición. Lo mismo que Europa. Yo no me siento identificado con los yanquis, no tengo nada en común con ellos. Ni siquiera somos parte de una realidad socioeconómica similar. Todos los países pobres del globo somos pisoteados por la bota del Tío Sam. No debemos lamer la suela al amo y más si este nos da patada tras patada.

      Por otra parte, el ideal de la Hispanidad fue enarbolado por Seineldín y lejos de él ser masón (Q.E.P.D.). La Argentina debe alejarse definitivamente de eso que se llama "Occidente". Es una construcción cultural de los ingenieros sociales sionistas. Justamente, si el mundo habla mal de Irán, debemos acercarnos a ese país. Yo tengo un axioma: "Todo lo que es bueno es malo y todo lo que es malo es bueno". No hay que creer en lo que dicen los medios, el poder establecido, los círculos diplomáticos y la alta finanza talmúdica. Es nuestro deber y salvación combatir al capital siempre y en todo lugar para que mediante este sacrificio podamos ser libres de las ataduras imperialistas.

      Respecto al sur de Europa, bueno, no me puedo mentir a mí mismo ni al mundo: tengo aspecto de europeo, sangre europea, cultura europea y ascendencia Italiana, española y alemana. Sin embargo, pese a todo, creo que el Viejo Continente está destinado a perecer. Mejor dicho, está pereciendo. Ya dijo la Iglesia Católica que Hispanoamérica es "el continente de la esperanza" y esto porque contiene toda la tradición de la Cristiandad. La Unión Europea eliminó cualquier mención a la Cristiandad en su Constitución. Lo mismo hizo con Cristo. Yo no quiero saber nada con esos pueblos apostatas y traidores. Ya les llegó su hora. Yo no pienso morir con toda esa gente vieja por el mero hecho de parecer físicamente uno de ellos. En definitiva, soy americano y me siento parte de esta tierra...

      Europa ya fue. Un gran abrazo y gracias por leer y comentar pese a las divergencias. Alan.

      Eliminar