Respeten sus progreleyes y no sean contradictorios censurandome.

El Congreso no promulgará ninguna ley con respecto a establecer una religión, ni prohibirá el libre ejercicio de la misma, ni coartará la libertad de expresión ni de la prensa; ni el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y de pedirle al Gobierno resarcimiento por injusticias.
(Primera Enmienda de la Constitución de los EE.UU., ratificada el 15 de diciembre de 1791.)



Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Articulo 19 de la Declaración Universal de los Derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948 en Paris.



- 1. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber ingerencias de autoridades públicas y sin consideración de fronteras.

-2. Se respetan la libertad de los medios de comunicación y su pluralismo.

(Artículo II - 71; Título II concerniente a Libertades del Tratado para el que se establecia una Constitución Europea)

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Cortes


  Esa tarde soleada no suele aparecer con sencillez. Emerge como por arte de magia en el fragor de semanas oscuras, locas, malditas, depresivas, irracionales. Con vengar por vengar se satisface esa brava jornada por siete. No importa. Dios gana siempre. Incluso cuando pierde.

  Entre rincones y rezos va esa pesada cruz que ilumina entre velas apagadas, cruz del Señor para marcar el camino al sol. No hay mundo. Pero hay. Una luz se enciende en el secreto de Dios en los seres fieles. Fe, fe. Ciega fe. El ciego camina y cree pese a todo.

  El sueño es siempre el mismo: tener la libertad de no tener que mirar atrás. Adelante, adelante aguarda el alba anhelante de rezos y besos, de virtudes y recogimientos en excusas y elogios.

  Pero. Pero. Voces cretinas. No hay objeciones para la totalidad de esa hermosura que aguarda clara en la esperanza de los vivos. El hambre de amaneceres no se discute, se contagia o se comparte.

  Hay otras cosas. Eso es lo que importa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario