Respeten sus progreleyes y no sean contradictorios censurandome.

El Congreso no promulgará ninguna ley con respecto a establecer una religión, ni prohibirá el libre ejercicio de la misma, ni coartará la libertad de expresión ni de la prensa; ni el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y de pedirle al Gobierno resarcimiento por injusticias.
(Primera Enmienda de la Constitución de los EE.UU., ratificada el 15 de diciembre de 1791.)



Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Articulo 19 de la Declaración Universal de los Derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948 en Paris.



- 1. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber ingerencias de autoridades públicas y sin consideración de fronteras.

-2. Se respetan la libertad de los medios de comunicación y su pluralismo.

(Artículo II - 71; Título II concerniente a Libertades del Tratado para el que se establecia una Constitución Europea)

jueves, 3 de abril de 2014

Linchamientos

    





     
       "Ese joven murió. Es una vergüenza que los vecinos procedan salvajemente. Es justicia por mano propia, es decir, no es justicia sino un burdo linchamiento. Entiendo que la inseguridad es cada día peor y que las Fuerzas Policiales y el Poder Judicial son cómplices del delito y no cumplen con su deber. Sin embargo, creo que el monopolio de la fuerza tiene que estar en poder del Estado. Sino vamos camino a ser como Perú, donde más de una vez han matado por error a hombres inocentes. Además, dicho sea de paso, se supone que esta es una nación católica. Jesús ha dicho que el que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Es obvio que la muchedumbre desoyó la sentencia evangélica y se convirtió en juez y parte del conflicto. ¿Era necesario golpear hasta la muerte a este chico de 18 años? ¿No bastaba con reducirlo y quizás, en el peor de los casos, golpearlo un poquito? Estas experiencias traumáticas no sirven para escarmiento de los malhechores sino que alientan la venganza por parte de los amigos y familiares del difunto. Y es cosa de nunca acabar. Lo más triste es que hay personas que felicitan a los agresores. 50 contra 1. ¿Muy valientes, no? Se trata de 50 cobardes, 50 asesinos que deberán cargar con una muerte por el resto de sus vidas. Dios se apiade de ellos y del joven fallecido. Q.E.P.D."

        Este breve texto lo he escrito en Facebook con ocasión del linchamiento de un joven en Rosario. Un idiota que se escuda detrás de un nombre y una cara que no es la suya ha dicho lo siguiente: "A cada acción una reacción. El tipo roba, lo linchan. Así de simple. Si se murió que se joda. Ahora todos los zurdos están poniendo el grito en el cielo sobre las leyes, las mismas leyes que supuestamente les parecen injustas y opresoras. Pero nunca los vi parando las patas cuando matan a un padre de familia para robarle 2 pesos en frente de sus hijos. El que no quiera ser linchado, que no robe y punto." Yo le he respondido: " Las reacciones tienen que ser proporcionales a las acciones. No se puede matar a un tipo cobardemente entre cincuenta por una cartera. Y nadie tiene que linchar a nadie. Eso es cosa de bárbaros y salvajes, no de gentes civilizadas. A lo sumo se puede proceder con la legitima defensa y la posterior detención civil pero no con un acto expresamente condenado por el mismo Cristo." En ese mismo hilo interminables de comentarios llenos de odio una simpática y bella mujercita, una rubia muy católica, correcta y moralista, me ha repetido varias veces que "no se puede vivir así, que hay violaciones por doquier" y todo lo que dicen las viejas. No digo que no sea verdad, la inseguridad existe, no es una sensación como durante años ha afirmado el Gobierno. Pero yo a la mujer de los ojos marrones le mandé esta: "Yo he vivido situaciones de robos y hurtos en el trabajo y los intentos de linchamiento y la participación de viejos idiotas sólo han servido para echar nafta al fuego, justo en la estación de servicio. Me ha tocado ser acusado por un tachero hijo de puta de cómplice de los chorros. Y la verdad es que no está bueno. Si hay alguien que tiene calle, alguien de barrio bajo y pesado, ese soy yo. No necesito que me cuenten nada sobre la mente criminal. Crecí en medio de las drogas y el delito y te puedo decir que la violencia irracional y criminal de los que apedrean al prójimo no sirve para nada. Una cosa es la legitima defensa, figura contemplada en nuestras leyes, y otra muy distinta es pegarle entre cincuenta a un pobre infeliz que robó una cartera con caramelos, maquillaje, pañuelos descartables y cincuenta pesos en la billetera"...

        Luego seguí: "Por otro lado, y esto es fundamental, el mismo Dios dijo que el que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Porque los mismos que matan y mandar matar en los linchamientos, son los mismos burgueses hijos de puta que son parte de este sistema burgués y judaico basado en el divorcio, las drogas, la fornicación, el egoísmo, la maldad, la evasión impositiva, la explotación laboral, la discriminación y la falta de amor al prójimo. ¿O alguien se piensa que los cobardes que le pegan entre cincuenta a un idiota tienen alguna clase de superioridad moral? De seguro que entre los que participan de estos actos inmorales y deleznables hay adúlteros, borrachos, afeminados, pendencieros, avaros, infieles, ludópatas, mentirosos, traicioneros, cipayos, corruptos, estafadores y otras hierbas. No nos creamos el cuentito de la "clase mierda" buenita y trabajadora, la misma que trae inmigrantes para luego pagarles sueldos de miseria y quejarse de su presencia en nuestras pampas." Más: "Me parece un acto de hipocresía que una sociedad materialista e inmoral como la nuestra, una sociedad que permite que sus hijos duerman en la calle y sean sodomizados por viejos inescrupulosos ante la mirada cómplice de la policía, sea la que dictamine quién vive y quién no. Es algo muy triste. La mayoría de nuestros delincuentes fueron niños que no recibieron amor, educación, catequesis, comida, ropa, protección, salud y esparcimiento. ¿Cómo puede ser que en Buenos Aires hayan familias enteras pernoctando en la vía pública? ¿Cómo puede ser que hayan chiquitos que estén fuera del sistema escolar? El delito no es más que la consecuencia de la ideología capitalista que predomina en la Argentina. El materialismo sionista será nuestra perdición." Todavía más: " Es feo que te rechacen de un trabajo por ser de Lugano o que te pregunten dónde vivís y luego te hagan a un lado. A esos burgueses hijos de puta también habrían que lincharlos, ¿no? Esos son los que le roban las ganas de vivir a los jóvenes y los que empujan a mi generación al suicidio lento y silencioso de las drogas, el alcohol y el delito. Como digo siempre, si yo no salí a robar es por miedo a las consecuencias, no por una cuestión moral. El que le roba a un ladrón tiene cien años de perdón."

      Algo positivo de mi parte: "Un ejemplo de lucha por los que menos tienen fue Don Bosco. Él salvó a muchos niños y jóvenes del delito. Y bueno, sé que a muchos no les gusta pero Su Santidad Francisco ha dicho hermosas palabras en favor de los chicos excluidos y en contra de la prostitución y las drogas. Como sociedad no podemos matar a golpes entre cincuenta a los mismos que les dimos la espalda en la edad de la inocencia." No es que no quiera escribir algo contundente el día de hoy. Es que ya he escrito bastante en la maldita red social antisocial. Creo que soy claro en mi postura, ¿no? Estoy en contra de los linchamientos. Porque en ellos las partes hacen las veces de juez, fiscal y verdugo y además, algo que es muy grave, se mete toda la chusma que camina por las calle. Más de uno entra a dar golpes sin saber por qué ni a quién. Eso es una falta de respeto, un atropello a la razón. Uno cuando sale de su casa no puede ir por la vida pensando en apalear a un individuo hasta matarlo. Se supone que salimos de nuestros hogares para trabajar, estudiar, ir a Misa, visitar amigos o lo que fuere mas no para hacer morir a un tipito cualquiera por el hurto de un elemento determinado como puede ser una billetera, un reloj o un celular. El que sale pensando en lastimar a los demás merece ser aislado de la sociedad toda porque es tan delincuente como el mismo ladrón, o supuesto ladrón, al que golpea hasta dejarlo sin alma...

        Los argentinos tenemos que exigir políticas de Estado en materia de seguridad, educación, vivienda, infraestructura, defensa, salud, medioambiente, ciencia y tecnología. Todos tienen que poseer un trabajo, una casa, una formación educativa, acceso a servicios médicos de calidad y seguridad. La vida humana es un todo con sus respectivas divisiones. Pero lo fundamental es que sigamos a Su Santidad Francisco en lo concerniente a la familia. Todos los niños tienen derecho a recibir amor y a poseer un papá y una mamá que los crie cristianamente. Eso es fundamental para empezar bien las cosas desde el vamos. La catequesis es imprescindible para que desde pequeños aprendamos el respeto al prójimo y el respeto a nosotros mismos y, sobre todas las cosas, el respeto a los derechos de Dios. No podemos ni debemos disociar al ser humano pues él es cuerpo y alma y no solamente un pedazo de carne que debe ser engordado con soja transgénica producida por poderosas empresas multinacionales que se cagan en la naturaleza y el bienestar de la población. Es necesario que le demos importancia a nuestra santa religión y su observancia, al cultivo de la cultura y las virtudes ciudadanas y a la práctica de deportes y juegos como el ajedrez, que son de gran provecho para la juventud. Lamentablemente vivimos en un sistema de Partidos Políticos en el cual los Cuerpos Intermedios han sido duramente castigados. Sin embargo, como país tenemos que volver a levantar los clubes de barrio, las cooperativas, las pequeñas y medianas empresas, los pueblos del Interior y la vida en las parroquias dispersas a lo largo y ancho de la Patria. De lo contrario, de seguir así, acabaremos por matarnos los unos a los otros sin razón alguna. Que Nuestra Señora de Luján nos proteja como Pueblo y nos lleve a vivir como hermanos y no como enemigos...

       Última consideración: es increíble que estos actos bárbaros de los linchamientos, esta atrocidad propia de hombres primitivos, sea transmitida en vivo y en directo mediante aparatos de última generación. La tecnología exhibiendo el atraso y la inmoralidad de Sudamérica... 

Enlaces de interés: el Papa Francisco rechaza los linchamientos al igual que yo: http://www.clarin.com/policiales/Francisco-impactado-Senti-patadas-alma_0_1117088366.html

9 comentarios:

  1. En parte tenés razón en lo que decís, pero tenés que tener en cuenta que los linchamientos no son algo organizado, es decir gente poniéndose de acuerdo para ir a matar a los chorros, por lo tanto es difícil exigirles que hagan un arresto ciudadano ordenado y sin violencia excesiva. Es algo que explota y la gente se empieza a sumar por toda la bronca acumulada. La culpa es pura y exclusivamente de la clase política, que dejó que la criminalidad crezca (o directamente la apañó) a tales niveles que la gente simplemente se pudrió. Después salen los hijos de puta de los jueces y políticos, quienes viven en un termo y les importa un carajo si un ciudadano vive o muere, y critican a los que participan en los linchamientos, mientras liberan delincuentes de altísima peligrosidad. Ven la mitad del problema, lógicamente la mitad que les conviene a ellos. Lo que lamento es que linchen a un ratero y no a un juez garantista, o a un amigo del poder como el putazo de Oyarbide, o a un legislador traidor a la Patria, o a la mismísima yegua malparida que usurpa el gobierno. Creo que en el fondo la clase política empieza a tener un poco de miedo por todo esto, porque hoy linchan a delincuentes de la calle, pero esto puede ir creciendo sin control y llegar al momento en que los cadáveres de los políticos decoren la Plaza de Mayo. Afirmo sin temor a equivocarme que no falta gente con ganas de hacer una limpieza general en ese sentido.

    Por otro lado, no sé si al decir "clase mierda" te referís a la clase media o solamente a algunos exponentes del "garquismo", pero en general, la clase media es víctima de los políticos hijos de puta, que tratan de sacarle lo más que pueden y si después los matan en la calle no les importa. La clase media está formada por los descendientes de los inmigrantes pobres que fueron mejorando su situación a través del trabajo, y me parece que eso es un valor rescatable. No hay que menospreciar esto, porque sino uno se empieza a parecer a los zurdos que quieren tomar el control del Estado para que los únicos con plata sean ellos y que el resto trabaje como burro para mantenerlos, mientras ganan lo justo para comer y poco más que eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hilo se corta por lo más fino, lamentablemente. No festejo la muerte de nadie pero prefiero que perezcan los políticos, empresarios y periodistas antes que los rateros y los paqueros. Por lo demás, coincido en todo con tu comentario y te agradezco por la lectura y la buena onda de siempre. Un gran abrazo. Alan.

      Eliminar
  2. En estos caos es prefrible na dictadura. Prefiero la injustici antes que el desorden, pero demas el desorden es tambien injustia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo prefiero que vivamos como católicos. Así va a cambiar todo...

      Eliminar
    2. La religión y la política con tintes demagogos destruye el mundo.

      Eliminar
  3. A la verdad que la realidad de nuestras sociedades van cambiando... aqui en la Rep. Dominicana no escapamos de eso y lo cruel es que tambien somos una nacion creyente catolica y otra parte protestante, asi que eso de tomar la justicia por nuestras manos no es lo que se nos enseña, es el puro instinto de barbarie que nos invade al realizar acciones de este tipo.

    Con los juzgados llenos, las fiscalias repletas, en las carceles no cabe nadie, y la gente comun se desespera al ver las injusticias; pero estoy de acuerdo contigo que el ejercicio de la fuerza debe estar en manos del estado.

    Aprecio tus opiniones y tu valentía cuando expresas que eres catolico. Yo tambien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leer y comentar mi artículo. República Dominicana es "donde todo comenzó" y tiene un gran potencial como nación. Lo mismo pasa con Haití. Creo que todos los países del continente deberíamos unirnos en defensa del Catolicismo y de la Verdad y luchar por vivir mejor, libres ya de la tiranía del Tío Sam. Saludos.

      Eliminar
  4. Alguien como usted debiera escribir para el Mendolotudo, el post sobre el Acoso callejero el genial.

    ResponderEliminar