Respeten sus progreleyes y no sean contradictorios censurandome.

El Congreso no promulgará ninguna ley con respecto a establecer una religión, ni prohibirá el libre ejercicio de la misma, ni coartará la libertad de expresión ni de la prensa; ni el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y de pedirle al Gobierno resarcimiento por injusticias.
(Primera Enmienda de la Constitución de los EE.UU., ratificada el 15 de diciembre de 1791.)



Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Articulo 19 de la Declaración Universal de los Derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948 en Paris.



- 1. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber ingerencias de autoridades públicas y sin consideración de fronteras.

-2. Se respetan la libertad de los medios de comunicación y su pluralismo.

(Artículo II - 71; Título II concerniente a Libertades del Tratado para el que se establecia una Constitución Europea)

lunes, 17 de julio de 2017

Sueños locos XCV (Chetópolis)




  El Disney argentino, mi lugar de trabajo. Imaginen un parque de 56 hectáreas lleno de todo tipo de atracciones. Una de las principales es el Jurassic Park. Otra es el Espacio NASA. También está el  Marines, que tiene que ver con las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos. Es importante destacar, además, la presencia de muchos sectores gastronómicos. Increíble que exista un lugar así en Buenos Aires.

  Mi tarea es atender al público en las calles internas del parque. Estoy en todo: desde los niños y objetos perdidos a los ancianos desorientados. Me gusta lo que hago. Lo que no me gusta es la ausencia de banderas argentinas. Todo tiene nombres en inglés. Parece que estuviéramos en Gringolandia. Pero bueno, tengo laburo.

  Ayer me persiguió una jefa toda la tarde. La joven, de cara india, insistía en llamarme por el apellido y en pedirme que me cuadre en posición militar. Exigía, además, que me corte el pelo y que me afeite. Fue una jornada tortuosa de domingo. Ella me amenazó con imponerme tres días de arresto por mi aspecto y rebeldía. Su amante es el dueño del circo. Bah, el administrador. Imposible soportar semejante grado de presión.

  Aunque parezca cuento, en una de las oficinas - la de ella - hay un cuadro de Perón. "Lo amo al Pocho". Y sí, lo mismo dijo Menem e hizo lo contrario. No por ello deja de ser un gran político. Lo mismo con mi jefa: pese a su doble discurso y sus malos tratos para con mi persona, reconozco que es alguien que posee gran efectividad en lo suyo (lo suyo es vigilar y castigar jóvenes que por dentro no quieren a Macri, el que le hizo un monumento al General). 

  Agobiado por la mujer de ojos marrón bronca, me refugié en un bar del parque en el que tocaba una orquesta de jazz. Entré con el pretexto de hacer presencia, de ver lo que pasa, de darle una mano al resto del personal ante cualquier necesidad. Mi jefa me perdió de vista. Igualmente, de haberme detectado, no podría haber ingresado a los gritos para sacarme, so pena de espantar a la clientela. Aprendí, en efecto, que hay que evitar la soledad en el lugar de trabajo. Bien puede cualquier damita con poder inventar un abuso, un golpe, un insulto, un cualquier cosa. Mi vida laboral devino en un juego de espías, de fugas y juegos con el tiempo. Todo sea por llegar a fin de mes.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario