Respeten sus progreleyes y no sean contradictorios censurandome.

El Congreso no promulgará ninguna ley con respecto a establecer una religión, ni prohibirá el libre ejercicio de la misma, ni coartará la libertad de expresión ni de la prensa; ni el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y de pedirle al Gobierno resarcimiento por injusticias.
(Primera Enmienda de la Constitución de los EE.UU., ratificada el 15 de diciembre de 1791.)



Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Articulo 19 de la Declaración Universal de los Derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948 en Paris.



- 1. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber ingerencias de autoridades públicas y sin consideración de fronteras.

-2. Se respetan la libertad de los medios de comunicación y su pluralismo.

(Artículo II - 71; Título II concerniente a Libertades del Tratado para el que se establecia una Constitución Europea)

sábado, 20 de mayo de 2017

Inseguridad en Lugano



  A continuación, comparto una serie de textos que subí en referencia a un intento de robo que padecí en los últimos días. 

1) Recién me salvé de milagro de que me maten. Lugano 1 y 2 de noche es tierra de nadie, otra vez. Gracias, Macri. Gracias también a Rodríguez Berreta. Tanto traspaso de la policía en vano. Bueno, volvía de la facu y me bajé del 141 en el mismo lugar de siempre: Soldado de la Frontera casi Roca. Escuché que de atrás venía una moto, del lado de Coto para los que conocen. El caballo de metal iba a una velocidad infernal. El jinete y su acompañante se dispusieron hacia mí. Anticipé la jugada: caminé unos metros por adentro del boulevard, como yendo hacia la mano contraria. Ruido más ruido: ¡ñum, ñum, ñum! Tuercen hacia la derecha, calle Racedo. Hacen cincuenta metros pero vuelven por la misma a contramano. Yo los sentí venir pero cuando miré, tenía a los dos cacos frente a mí. Se detuvieron menos de un segundo, casi en el momento en que iba a perderme en la curva de fondo de los monoblocks. Creí que el ladri de la parte de atrás iba a sacar un arma para dispararme una bala mortal al pecho. Sin embargo, convenció al chófer para seguir en su raid satánico. Me costó entender su media lengua de víbora pero intuí algo así como un "¡no puedo!" o semejante. A pesar del casco, creo saber quién es. A su vez, si es el personaje que imagino, me conoce bien. Es un pibe pesado, que ha matado dos o tres veces, que estuvo preso. Un tesoro de la "década ganada". Nos criamos en el mismo lugar, fuimos a la misma escuela, tuvimos la misma suerte. La diferencia es que mi superioridad moral me mantuvo lejos de la mala vida. No puedo escribir mucho. Fueron menos de diez segundos en los que podría haber resultado gravemente herido. Lo peor de todo es que luego de que los motochorros se fueran, empezaron a sonar fuerte los silbidos: es un código del barrio por el cual se comunican entre sí los pandilleros. Si estás adentro del "Uno y Dos" y sentís el "fi, fi, fi", es porque sos boleta, amigo. Te la van a dar. Cien metros más adelante, encaré para mi casa y volví a ver al Ghost Rider de la Comuna 8: estaba rodeado de ocho tumbas que te tumban y que te mandan a la tumba, machos malos que te cagan a palos, machos locos que te matan poco a poco. Suena raro pero no pasó nada pese a su evidente superioridad númerica en contraste a mi solitaria humanidad. Entiendo que me reconocieron o que supieron, por mi aspecto paupérrimo, que poca cosa podrían obtener de mí. Demasiadas palabras. Lo importante es darle gracias al Señor y a la Santa Virgen por estar vivo, siempre con fe, con esperanza, combatiendo al capital de los pibes que usan marca Nike. Les digo algo: ningún negrito me va a matar, ni en Buenos Aires ni en la Provincia de Santa Fe. Cuando me llegue la hora, será un árabe o un inglés el que me mande a ver a Jesús, mi amigazo. Humillante es que te mate uno de estos mequetrefes amparados por los Derechos Humanos, la izquierda, el kirchnerismo y la inoperancia del macrismo.


2) Quiero contar otro episodio de la maldita inseguridad en Lugano 1 y 2, en los tiempos del falso derechista de Macri: domingo por la noche, cerca de las 23 horas, volvía con un triste amigo bostero de la zona de Piedrabuena, bravo barrio de monoblocks pegado a Ciudad Oculta y otras villas peligrosas. Obviamente, íbamos a pie. Los colectivos no transitan por esas zonas en horas sin sol. Pasamos al ladito de la Inta, donde la otra vez se suicidó el chorrito cagón que había afanado un BMW en Flores, el mismo pibe en cuyo honor un "alto negro cumbiero" disparó al aire. Bueno, ingresamos por Soldado de la Frontera, cerca de la Comisaría 52. Sonó el temible "fi, fi, fi". El chiflido es siempre mala señal en "Uno y Dos". Miré hacia mi derecha y, en medio de las galerías y las columnas que sostienen las entradas de los edificios despintados, un pibe chorro pasó corriendo a toda velocidad y manoteó su lado derecho como si tuviera un arma. Varios prefectos bajaron de la camioneta pistola en mano y fueron tras él. Un poco lentos, bastante entraditos en carnes los amigos de Aquaman. No sé si luego pudieron aprehender al amigacho de Satán pero sí vi que rodearon un Fiat Palio negro. Comenzaron a requisar con linternas. Creo que el vehículo tenía pedido de captura. Fue todo muy rápido, muy raro.

3) Ah, les cuento el tercer y último hecho de inseguridad que he padecido en las últimas 24 horas, cuan si mi vida fuera una serie de acción. Tenía que levantarme a las siete de la mañana de este lunes que pasó para ir a trabajar. Como amo mi trabajo y me genera ansiedad y entusiasmo, estaba despierto desde las seis. No podía dormir. Intentaba y daba vueltas pero nada. Tampoco quería salir antes de la camita. Pero los idilios con la almohada duran menos que el amor de una novia: escuché tres disparos y oí sirenas de patrulleros. Me dirigí a la ventana lleno de curiosidad y vi móviles de Prefectura y Policía de la Ciudad y dos motitos de los aquamanes. No entendí bien qué pasó. Minutos después, vislumbré a los chacalazos de la ley bien de cerca porque fui a tomar el colectivo para empezar mi día. Por lo menos el quilombo se dio antes de que yo saliera. Sin embargo, como han podido leer en mi Muro de los Lamentos, a la noche habría de sufrir un percance mandado por Satán, mi enemigo eterno...


4) Si me toca un tiro, quiero que sea a la cabeza o al pecho. Me gustaría morir ahí, que se acabe todo y que Dios me reciba con misericordia del otro lado. Mi mayor temor es recibir un disparo en la espalda y quedar en silla de ruedas. Mi madre es enfermera de un hospital de rehabilitación, donde hay varios que terminaron postrados por armas de fuego, tanto ladrones heridos por la policía como víctimas de la inseguridad. No quiero terminar así yo, que tanto amo salir a correr y a caminar, que disfruto de cada paso que doy como si fuera un niño que recién se echa a andar el mundo.


5) Luego de haber leído todos los últimos posteos en los que hablo sobre tres hechos de inseguridad que padecí en las últimas 24 horas, deseo que puedan comprender más y mejor mi forma de ser: siempre fui consciente de la brevedad de la vida y del absurdo del mundo. Por eso mismo, y del mismo modo en que siempre lo hice, seguiré viviendo lleno de felicidad, sin límites burgueses ni moralina de fariseos. Creo que originalmente lo dijo Sandro, luego lo citó mi amigo Daniel Scioli: "Puedo perder la vida pero la vida no me la pierdo". Desconozco el autor de frase tan maravillosa. Lo importante es ese mensaje hermoso y vivo de emoción. Nunca me importó la opinión ajena: me cago en lo que dice mi familia y los que se dicen mis amigos. Me da igual ser la oveja negra. Yo voy a seguir diciendo todo lo que pienso, con la verdad para adelante. Quien quiera oír, que oiga. Si me gusta una chica que vi por ahí, lo voy a gritar a los cuatro vientos. Y si me explotan los huevos por una mujer que pasó por allá a lo lejos, también lo voy a lanzar al fuego del aire. Ahora sí, totalmente recargado y políticamente incorrecto hasta el final. Contra todo y contra todos. ¡Viva Perón carajo!

6) Siempre dije lo mismo con respecto al delito y a Lugano: inseguridad hay en todos lados, pero si vivís en un barrio bien, tipo Caballito, la policía saca a los chorros a los palazos o a los tiros y no aparecen por largo tiempo. Acá, en cambio, las cacos son vecinos tuyos, siempre van a estar. Incluso se van a reproducir. Es decir, sí; como dije al principio: "Inseguridad hay en todos lados", pero la diferencia entre zona y zona es enorme. Sin ir muy lejos, tengo tres vecinos o más que fueron muertos por los azules y unos cuantos que están guardados o que estuvieron en ese agujero donde se rompen los agujeros mutuamente. Hay varios asesinos y eh amigos de lo ajeno alrededor de este noble repulgue servidor de la civilización, que con fe, con esperanza, lucha contra la barbarie y el capital de los pibes Nike.

7) Ah, esa de asociar pobreza con delito conmigo no va, eh: crecí acá, en estos monoblocks de mierda, y jamás le zarpé nada a nadie ni anduve de pistolero fatal de los barrios. Y pasé hambre, dormí en la calle, me han rajado, pegado, insultado, maltratado y yo, un señorito inglés que siempre intentó trabajar y estudiar pese a la miseria del kirchnerismo, la desocupación, la precarización, la explotación y el maldito elitismo burgués de la UBA, una universidad para blancos de Palermo y Caballito. Yo me la banqué, viejo, porque tengo dos huevos de Pascua grandes como los de toro, bien llenos de leche. Fui a una de las universidades más prestigiosas del mundo y estudié una carrera hecha para boludxs que fueron a Francia y a Nueva York y que escriben todo así a lo posmo progre "todes" que toman Toddy pero no hacen petes por el heteropatriarcado del ojete. ¡Viva Perón carajo! ¡Aguante Daniel Scioli! Con más fe y esperanza que nunca. Dios me salvó anoche para que yo castigue con vara de hierro la herejía trosko-macrista, última inventiva de Satán contra la Argentina, nación que, al decir del gran Duhalde, "está condenada al éxito".

8) Los motochorros son el delivery de Satanás: te llevan una muerte violenta estés donde estés.

9) No me han podido bajar los motochorros de Santa Fe ni los de acá, esos del Conurmalo y zonas marginales de CABA. Amigachos enfierrados del mismo Satán. Ojalá tenga alguna vez la oportunidad de enfrentarlos en el uno contra uno, mano a mano a pelear hasta el final, hasta que salga el sol y la mañana se haga otra vez con sus señoritas bonitas alrededor. Juro ante Dios nuestro Señor que pelearé con valor hasta lo último, así la vida se me vaya en ello. Podré morir en combate pero no me iré sin llevarme conmigo al malhechor. Obvio que voy a ir al cielo por todo lo que me ha tocado sufrir en esta puta vida. Pero antes de encontrarme con Jesús, me aseguraré de depositar el alma de mi enemigo en el infierno, donde será el llanto y el crujir de dientes. Nah, soy buenito. Lo voy a dejar un día nomás que se cocine un poquito (no olviden que, según la Biblia, un día para Dios son como mil años y mil años, como un día; fíjense en 2 Pedro 3:8). Luego lo voy a ir a buscar. Yo soy un buen tipo. Soy un amigazo de Cristo, que vive y reina junto al Padre en la Unidad del Espíritu Santo por los siglos de los siglos, amén.


10) Dicen que la tercera es la vencida. Tres hechos policiales en las últimas 24 horas y sigo vivo. El Señor es mi pastor, nada me puede faltar. A mí me tiran tiros, puñaladas, trompadas, patadas y me vuelvo más fuerte. Ahora, si una chica linda me tira la goma, quedo todo débil tirado por ahí luego de casi cinco años sin sexo. Una cosa de locos, che. ¡Qué lo tiró!

11) Me cuesta dormir a sabiendas de que estoy vivo de milagro. Siento todo esto como un tiempo extra. La ansiedad ha tomado mi cuerpo, mi cabeza, mi corazón. Me siento más vivo que nunca. Creo que recurriré al ansiolítico natural que se aplica con un masaje (?)

12) Lo que no te mata te deja en silla de ruedas.


13) El fracaso estrepitoso e indudable del kirchnerismo y de su fase superior, el macrismo, se ve reflejado en los rostros pardos de los "¡eh amigo, ¿no tene' una moneda?" Esos son hijos bobos de la "década ganada". Hablando con más seriedad, esos bolsones de pobreza estructural jamás fueron debidamente abordados. El Estado, si interviene, lo hace en forma de policía. Ahí no hubo inclusión, empleo, educación ni nada. Son animales montados en zapatillas Nike. Por culpa de ese cuadro lamentable que se ve en todas las ciudades de la Argentina, se trate de Mar del Plata, Buenos Aires, Rosario, Rafaela o Córdoba, es que ganó Macri, que tampoco va a hacer mucho al respecto. Téngase presente.

14) No estoy a favor del servicio militar obligatorio. Me permito una falacia de autoridad: ya lo desestimó Aldo Rico, que algo sabe del tema Ejército. Creo que nuestras vapuleadas Fuerzas Armadas no están para devenir en reformatorios o colegios pupilos tardíos. Me gustaría que tengamos gente de armas profesional, instruida, bien formada y mejor remunerada. Todos estos puntos no obstan para que desarrolle la siguiente reflexión: si muchos piden el regreso de la colimba es porque todas las instituciones de la Argentina han fracasado: familia, barrio, Iglesia, escuela, clubes, sindicatos, empresas, partidos políticos, ong's, universidades. Piensen por qué hay tanta desesperación que se busca cualquier cosa para contener a la juventud. ¿Qué propondría yo? Un pacto social serio que nos incluya a todos en actos y no en chamuyos. Algo así como por ejemplo: "Usted, señor sindicalista, no quiera lucrar con los nuevos afiliados. Quédese con lo que ya tiene que no le haré causa alguna. Pero deje de robar por dos años así el país se desarrolla un poquito". Acto seguido, en la misma mesa de negociaciones, "y usted, Don Empresaurio, tenga a bien dar un poquito de trabajo que yo le garantizo que no gravaré con impuestos a los nuevos que tome, lo eximiré de aportes patronales. No le pido que les dé laburos fatales a los pibes. Deles aunque sea cuatro horitas por día como para que hagan algo." En esa charla multisectorial, dice el Presidente de turno: "Y nosotros, políticos, hace más de doscientos años que robamos. Robemos, pero un poco menos, así somos como los Estados Unidos o algún otro país mafioso pero bien puesto". Y para la Iglesia, lo siguiente: "Ustedes dicen defender el mensaje del Evangelio pero las parroquias parecen asociaciones ilícitas. Den un poquito más a los demás y exijan un poquito menos y van a ver cómo Dios os dará todo por añadidura".

No hay comentarios:

Publicar un comentario