Respeten sus progreleyes y no sean contradictorios censurandome.

El Congreso no promulgará ninguna ley con respecto a establecer una religión, ni prohibirá el libre ejercicio de la misma, ni coartará la libertad de expresión ni de la prensa; ni el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y de pedirle al Gobierno resarcimiento por injusticias.
(Primera Enmienda de la Constitución de los EE.UU., ratificada el 15 de diciembre de 1791.)



Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Articulo 19 de la Declaración Universal de los Derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948 en Paris.



- 1. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber ingerencias de autoridades públicas y sin consideración de fronteras.

-2. Se respetan la libertad de los medios de comunicación y su pluralismo.

(Artículo II - 71; Título II concerniente a Libertades del Tratado para el que se establecia una Constitución Europea)

domingo, 10 de julio de 2016

69



  Unas respiraciones atrás estuve en compañía de una turca que me quito un gran peso de encima. Esta bella turquita me hizo recordar el pasado gracias a sus nubes tan blancas y apetecibles,
un recuerdo de lo que no pude vivir en otro escenario con otros personajes. Actrices más, actrices menos, el telón se corrió igual para la obra de la falsa redención...

  Hoy vuelvo sobre mis pasos y no encuentro nada de lo que me era familiar. Hay cosas que nunca cambian pero también hay locos que todo lo cambian. Por eso soy  fe y combato bravamente al mal que se nos presenta como moral o revelación.

  Las calles están llenas de vendedores de ilusiones. Estos traficantes de esperanzas no se detienen ante los sueños hechos polvo. Lo que importa es romperla y doblarla toda. Así está la sociedad y seguimos muertos mientras nos conformamos con escuchar a demagogos periodistas de nacionalidad dólar. Son las mismas caras del ayer pero con caretas del deber. ¿Y la Patria? ¿La alegría? ¿La ética? En vano es toda esa vuelta a los valores sin nadie que la emprenda.

  Nuestros días pasan y nosotros también. Lo único que nos queda es la desazón de haber vivido sin razón. ¡Vámonos y el último que salga que apague la luz! 

  Triste. Muy triste es lo que digo pero es una verdad tan vieja y tan nueva que por eso duele más. Sí, huele mal pero es por dejarnos cagar. Eso es lo que nos pasa cuando no reaccionamos: estamos meados por un elefante y luego nos mea otro por quedarnos en el mismo lugar. Ahora canto: "Un elefante se meaba sobre una tela de mentiras; como veía que resistía fueron a llamar a otro elefante; dos elefantes"...

  Aclaro que los que llaman a los elefantes son los dueños del circo. También aclaro que no hablo del Partido Republicano de los Estados Unidos sino que hablo de los politicastros en general, muy especialmente del amigo Miau, el gato malo que rasguña la cara de la gente que lo acaricia. Lo que quiero decir es que de la noche a la mañana un hombre de mierda se hace Presidente y después se derrite sobre los cadáveres de los que fueron sus votantes. ¿Protesta del Pueblo Soberano? Ninguna. El color amarillo engaña junto a su sonrisa embaucadora.

   
De una forma u otra, "la Argentina y Estados Unidos tienen relaciones carnales". Esto fue dicho por un siervo local de la usura Internacional que se encargó de prostituir a nuestra noble patria.

  Ante las mentiras del sistema sólo queda preguntarse: ¿Por qué tanto odio y tantas miradas echadas al pasado? ¿No será que se busca eludir responsabilidades en este agónico día a día? Lo cierto es que todos son sobrevivientes del infierno que nos ahogan con sus lágrimas mentidas de sal y cebolla.

  Como digo siempre, todo es mentira y los malos son los buenos. En un mundo así, en un mundo hostil, sólo nos resta luchar para un día poder vivir libres de su mal.

  Mientras pensaba en todas estas cosas, mientras me sinceraba y me deshacía de la pesada herencia de mi mente, volvía poco a poco a la realidad de no tener plata para pagar el tren ni la comida, de no tener trabajo, de no tener nada. La realidad, mil veces la realidad. Todo lo demás es relato. La única verdad son las tarifas de luz, gas, agua y transporte. La Argentina ha muerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario