Respeten sus progreleyes y no sean contradictorios censurandome.

El Congreso no promulgará ninguna ley con respecto a establecer una religión, ni prohibirá el libre ejercicio de la misma, ni coartará la libertad de expresión ni de la prensa; ni el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y de pedirle al Gobierno resarcimiento por injusticias.
(Primera Enmienda de la Constitución de los EE.UU., ratificada el 15 de diciembre de 1791.)



Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Articulo 19 de la Declaración Universal de los Derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948 en Paris.



- 1. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber ingerencias de autoridades públicas y sin consideración de fronteras.

-2. Se respetan la libertad de los medios de comunicación y su pluralismo.

(Artículo II - 71; Título II concerniente a Libertades del Tratado para el que se establecia una Constitución Europea)

miércoles, 20 de noviembre de 2013

La canción de la guerra VI (Tatuado en el alma) y Sueños locos XVI (Viajes blancos)

         










          Invoco una vez más el recuerdo de la musa para empezar este cantar. ¿Cómo empezar? Me quedo con lo ocurrido el lunes en mi casa: me bajó la presión pensando en ella, en las peregrinaciones amorosas y en la canción punk rock del barrio (suena la música de un amigo). ¿Cómo fue la caída? Me hallaba frente al espejo dándome máquina en un duro entrenamiento que se volvía cada vez más exigente cuanto más me concentraba en aquella que me motiva a estar mejor cada día. Vislumbré su sonrisa, vi el sol en ese rostro perfecto y la vida me pasó una breve película de un minuto en mi cabeza excitada. Fue increíble. Sentí que ella puede llegar a ser mi mujer. Me volví loco. Tirado en el pasillo de mi departamento, hacía abdominales mientras me volvían reflejos de mi cuerpo y voces de otras ensoñaciones. Una voladura de drogas imaginarias. No hace falta ingerir ninguna sustancia alguna para conocer el otro yo. Cuando me puse en pie para respirar mejor, sentí que se movió todo mi cerebro dentro del cráneo y observé cómo mi carita se fue desfigurando en gestos desesperados mientras lentamente mis piernas cedían a la hipotensión. Fue un descenso lento y agónico. Quise sostenerme de algo pero no había nada entre el cristal que exhibía mi desgracia y yo. Cuatro metros de aire y espacios vacíos. El cuello me bailaba como si se tratase de un episodio de epilepsia. Fue algo muy extraño. No podía ver nada en un momento. Sabía que no iba a morir pero morí un instante para vivir un poco más. Fue como un sueño, un fallecimiento breve para descansar todo el ser. Creo que no alcanzan las palabras para describir la perdición de los besos no dados y siempre esperados. La locura, fantasma de los fantasmas, me redujo con una toma imaginaria. Mordí el polvo. No podía hacer nada contra aquella fuerza que me atacó violentamente con un golpe duro en la médula. O peor aún: el espíritu ese, esa manifestación sobrenatural disfrazada de fisiología, acabó por apuñalarme en el aura para que nadie supiera la razón de mi postración...

       Ahora disfruto el silencio y el cielo gris de un miércoles de cenizas. Confieso que me dolió enterarme de ciertas cosas pero es mejor ni recordarlas. En el fondo, "yo no busco la felicidad sino hacer mi obra". Otto Skorzeny, valiente militar austriaco de la Segunda Guerra Mundial, nos dice que esta es una frase de Nietzsche repetida incesantemente por Hitler y Mussolini. Otra frase que repetían ambos líderes, tomada también del filósofo germano, es "vive peligrosamente". Ese es, justamente, el título de la biografía del Coronel de las SS. Volviendo a los conceptos de felicidad y de obra, sí, es verdad: yo no busco mi felicidad sino hacer mi propia obra. Quizás porque sea feliz haciendo lo que el corazón me manda. Yo siento que debo escribir contra viento y marea y para ese fin requiero de una musa inspiradora sin importar que sea una chica mala. ¿Qué sería de mí con un amor burgués, con una señorita buena y cristiana? No deseo ser un "buen ciudadano", no. Detesto a los hombres de corbata. Me dan ganas de llevarlos a pasear como si fueran perritos con sus respectivas correas. Lo que anhelo en esta vida es la sensualidad, la poesía, los sentimientos, el dolor, la pasión, la angustia, las horas desesperadas, las lágrimas, las ausencias, los reencuentros y, sobre todo, la magia. Lo normal aburre. Una máxima del Fascismo es "vive peligrosamente evitando la debilidad de pensar demasiado." Don Benito, el último César por gracia de Dios, siempre estará en el recuerdo de todos los hombres viriles porque se sabe que no fue un intelectual vago y cobarde sino que creó una doctrina y la llevó él mismo al escenario del Poder. Fue autor e interprete de su libreto. No voy a discutir si estuvo bien o mal. Solo el Señor lo puede juzgar. Pero valoro el valor y perdón si es redundante esto que digo.

         Digresiones metapolíticas aparte, quiero volver a ella, a su encanto. Dice el libro Así habló Zaratustra de Nietzsche, "si vas con mujer, llevá látigo". Y bueno, hay señoritas que son poseedoras de todos los azotes del cuerpo y del alma. Ella sabe combatir y no digo que no desee poseerla con pasión y locura pero ella a su vez podría poseerme a mí y ambos nos poseeríamos mutuamente. Una guerra de amor. Otra frase del filósofo ya citado es "dos cosas busca el varón auténtico en una mujer: peligro y juego". ¿Hace falta decir que "juego" rima con "fuego"? Quema y quema pero es terapéutico como el baño turco. Solo aquellos que alguna vez fuimos a un sauna podemos decir de qué se trata el calor medicinal. Uno transpira y saca lo peor de su organismo. Luego acaba totalmente relajado y feliz de sacarse tantas impurezas de encima. Bueno, ella tiene propiedades curativas. Es la fogata que abriga una fría noche de invierno; es la llama que alumbra en medio de una oscuridad primitiva y hostil. Parece mortal pero no mata sino que vivifica como los cuatro elementos. Es como decir que el agua ahoga. Sí, te ahoga pero sin agua no se puede vivir. Lo mismo que esos que maldicen la tierra porque se mueve debajo de sus pies. ¿Y dónde estaríamos sino fuera sobre la superficie terrestre? Para decirlo con mejores palabras, el exceso de ella puede devenir en mi muerte pero no deja de ser esencial, natural, admirable, imprescindible, pura y poderosa. Ahora te hablo a vos, ¿podés sentir la intensidad de mis palabras? ¿Qué se siente? Hay que seguir soñando, amor mío, antes de que la tarde nos despierte a los dos envueltos de sudor...

         ¿Y su violencia? Ella es filosa, cortante, pero es como un bisturí: sus cortes son perfectos, precisos, quirúrgicos. No es una espada que corta trozos de carne a mansalva. Es fina. Es cierto que podría quitarme el corazón para matarme de una forma peculiar pero debo reconocer que tiene estilo. Es una terrible eutanasia si se lo propone. Hay que decir que la medicina puede curar pero también mata y esto viene a colación de esa barbaridad que es el aborto, el peor de los crímenes. Pero es mejor ni tener presentes ciertos hechos de angustia. La idea a rescatar es que no existe el en sí, el fin en sí mismo, sino los medios para una determinada acción, obra o finalidad. Sin ir más lejos, la mujer puede ser madre y esposa o puede ser la ruina de un país o la demencia de un hombrecito cualquiera. Perdón le pido a los lectores si escribo tan embriagado de pasión pero estoy más que nunca en lo mejor de mí mismo. Siento que estoy llegando a ser el que soy. Es cumplir la máxima de Píndaro: "Llegá a ser lo que eres". Me alejo más y más de la Tierra y veo otros planetas y me río de todo. Solamente ella me hace volar de esta manera. Y me gusta porque no es perfecta ni mucho menos. Es como es y eso es raro de encontrar en estos tiempos de hipocresía total y fingimientos sociales a más no poder. Es mentira que esta época sea de liberación. Es el tiempo de la esclavitud de las apariencias. Muchas muestran una cosa y son otras.

            Podría ser que me haya usado para levantar su autoestima. Bueno, si a ella le levanta la moral todo lo que yo le digo, es porque bien valgo como poeta y caballero y porque soy un argentino de pura cepa y buen mozo. Modestia aparte, sé quién soy, sé lo que quiero y no voy a agachar mi brillante cabeza en pos de la falsa humildad de esos mediocres e inseguros que reculan en todos los campos de batalla de la existencia. Le doy gracias a la musa por haberme elegido como cantor. A continuación quiero compartir un pensamiento breve en su honor que puse en otro lugar: "el amor tiene que ver también con el perdón, la redención y el tiempo. No me interesa una persona inmaculada, moralmente perfecta, virgen, pura e incorrupta. Ella podrá ser hija de este siglo, de esta época, de estos años de decadencia pero me hace feliz contrariamente a lo que me aconseja la gente de mi entorno más intimo. A las personas se las acepta tal cual son sin importar el pasado que lleven a cuestas. No me interesa casarme con una monja ni con una catequista cara de vinagre. Además, como digo siempre, todos pueden cambiar y ser felices y vivir como Dios manda. ¿O no? Yo no creo que nadie esté determinado por sus acciones pretéritas. En todo caso, si fuera por eso, yo tendría que pegarme un tiro en las pelotas porque anduve en más quilombos que Isidoro Cañones. A pesar de todo, a pesar de tantos polvos y de tantos lodos, a pesar de tanto fango, no he perdido la inocencia del corazón y la paz del alma. Hay muchos que son consumidos por la soberbia y el desprecio al prójimo y eso no es ser un tipo correcto o una tipa bien sino que es fariseísmo y esa es la peor hipocresía que hay. En todo caso, el Señor dispondrá y me dará a ella como un valiente caballero que la rescate de la soledad, el vacío y el sinsentido. ¡Dichosa la Reina si estuviera conmigo! La haría la más feliz de las mujeres aunque tuviera que morirme por verla sonreír."

              ¿No es muy profundo lo anterior? Bueno, nos vamos acercando al final de este escrito. Quería decirles que soñé con ella hace unas noches: la buscaba desesperado por el barrio pero me dijeron que se había ido a Italia, después a Lituania y, finalmente, a alguna pequeña ciudad de los Estados Unidos. Sinceramente, no entiendo el por qué de este sueño pero es lo que hay y yo tengo mucha memoria de lo que sucede en mi cabecita en las horas de descanso. Quizás alguno podría acercarme una interpretación. Lo cierto es que yo sigo acá gracias a la presencia de su recuerdo. No ando bien para componer en este último tiempo pero mi musa me ha salvado de una sequía creativa muy grave. Lo único nuevo que di al mundo en los últimos tiempos es http://surferpunks.blogspot.com.ar/2013/11/suenos-locos-xv-mejorias-contra-el.html y este ciclo épico-romántico intitulado La canción de la guerra que hoy llega a su sexta parte. La gran mayoría de mis última publicaciones han recibido numerosos elogios por parte de gente de pro pero no dejan de ser textos que yo trabajé una y otra vez para que se vieran de la mejor manera. Son proyectos interesantes pero este cantar es lo mejor que tengo para dar y es lo que me da bienestar y plenitud, es amor y eso no se consigue en la universidad o en la técnica de aquellos viles mercaderes orientales que conciben la literatura como un comercio.

             Para ir finalizando, y para cortar un poco con tanta dulzura, como si fuera la bebida Paso de los Toros,  quisiera compartir la respuesta que le di a ella por algo que dijo. Parece que le molestó un estado que puse en una red social. Yo dije "dicen que es una putita pero yo les digo que es mi putita". La frase mía está inspirada en una declaración del Presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt en referencia al dictador nicaragüense Anastasio Somoza García: "Puede que sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta". Me pareció creativo decir lo que dije y paso a justificarme: las señoritas lindas, peligrosas, sensuales, las diosas, no son bien vistas por la sociedad hipócrita que las desea y envidia con el alma y bueno, preferí jugar fuerte. Para mí no es ninguna putita, que quede claro. Lo cierto es que ella se enteró de lo que dije y exclamó: "Ya lo voy a agarrar!" Ahí les va mi contestación a su dulce, deseada y esperada amenaza (los golpes de una Reina no son más que caricias): "Ahora estoy en mí mismo, en mi estado ideal, ya recuperado de la enfermedad inspirada por la musa. Pero bueno, quiero dejar de lado la poética elevada que me caracteriza en momentos románticos de mi vida para pasar a la burda prosa callejera de todos los días (espero que me permitan la licencia en pos de favorecer una expresión más acorde con la situación): ¿Así que ella dijo "ya lo voy a agarrar"? Yo quiero que me agarre y me cague bien a palos. ¿Qué más quisiera yo? Pero luego se va a tener que bancar que le dé chachá en la colita. No es que solo me gusta ser dominado: me gusta que los roles cambien. Se puede decir, parafraseando el cantito de hinchada, "los azotes que vos me diste van a volver". Y le voy a dar para que tenga. Yo le daría hasta que Caruso Lombardi deje de vender humo y gane el Mundial de Clubes con Argentinos Juniors. En fin. Volviendo al temita en cuestión, creo yo que ella será lo que sea pero no deja de ser mía de alguna forma u otra. Y sí, quiero que me haga la guerra de manera intensa y pasional. Ella sabe combatir. Luego, para hacer la paz entre los reinos, nada como hacer el amor"...
           

           ¡Ay diosa mía!

4 comentarios:

  1. Perdona por el off-topic, Alan. Como las argentinas sigan así, le quitarán a las rusas el cetro de mujeres más hermosas del mundo. Me acordé ahora de un vídeo de nuestro inefable Enrique Iglesias en el que salían dos chicas, busqué la segunda, que me parecía tremenda de guapa, y resulta que es argentina:

    http://www.football.co.uk/gallery/images/yesica_toscanini/yesica_toscanini_10.jpg

    ¡¡Argentos suertudos!! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las argentinas son las más hermosas del mundo y eso que las españolas son muy bonitas. Con respecto a las rusas, bueno, tengo mis reservas. Se me hace que son frías, no sé. Igual nunca estuve con una de ellas, habría que ver...

      Eliminar
  2. Estimado Alan:
    Desde hace un tiempo cesamos las comunicaciones con usted, y por eso le pedimos disculpas.
    Hay momentos donde debemos pasar a la clandestinidad, ya que nuestro plan maestro así lo exige y marca.
    Yendo al punto, queriamos solicitarle sea tan amable de brindarnos el enlace a mayor resolución posible de la primer imagen que ilustra vuestro post.

    Sin otro particular, nos despedimos como siempre, enviándole nuestros más sinceros saludos y felicitaciones.
    Fabán Pantera
    ENARDEMPUMA
    (Socio gerente)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por haber vuelto. La foto la saqué de una página de Facebook que habla del Fitness. Sabemos todos que esta disciplina deportiva es propia de gatos con cuerpos trabajados. Así que bueno, es cuestión de ponerse a mirar por ahí. Las chicas que van al gimnasio tienen esos culos sublimes que dan ganas de hacerle adoración noche y día. Saludos a usted y a todos los hermanos de la organización.

      Eliminar