Respeten sus progreleyes y no sean contradictorios censurandome.

El Congreso no promulgará ninguna ley con respecto a establecer una religión, ni prohibirá el libre ejercicio de la misma, ni coartará la libertad de expresión ni de la prensa; ni el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y de pedirle al Gobierno resarcimiento por injusticias.
(Primera Enmienda de la Constitución de los EE.UU., ratificada el 15 de diciembre de 1791.)



Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Articulo 19 de la Declaración Universal de los Derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948 en Paris.



- 1. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber ingerencias de autoridades públicas y sin consideración de fronteras.

-2. Se respetan la libertad de los medios de comunicación y su pluralismo.

(Artículo II - 71; Título II concerniente a Libertades del Tratado para el que se establecia una Constitución Europea)

lunes, 19 de agosto de 2013

Sueños locos IX (Johannes de Silentio)

     








         Uno de los escritores que más me ha conmovido es el danés Kierkegaard. Era protestante pero así y todo cautivó el alma de muchos católicos como el inolvidable Padre Leonardo Castellani. Quizás fue su entorno hipócrita y burgués el que lo hizo tan cercano a nuestros sentimientos ya que nosotros somos "caballeros de la fe". Podría decirse que los hombres del norte son mercaderes de la religión. ¿De dónde vienen todos los putos pastores electrónicos?  Ya Weber desarrolló el tema del espíritu protestante del Capitalismo y por eso no me explayaré más al respecto. Por lo menos en este texto. Pero sí quiero seguir hablando de aquel autor escandinavo que usó el pseudónimo de Johannes de Silentio. ¿Cuántos lo habrán leído? ¡Tanta mierda hay en las librerías y son Best Sellers! Pero bueno, no hay que confundir cantidad con calidad...
           ¿Por qué estoy con los sueños locos por novena vez? ¿Y por qué este pensador? Se los diré pero déjenme decirles algo antes: un comentarista me dijo que lea autores católicos en lugar de entretenerme con Kierkegaard. Eso está en la entrada de abajo, la que habla del Marqués de Sade y las mujeres. Me llama la atención y lo creo algo de Dios porque, justamente, tuve un encuentro con el Existencialismo cristiano por la noche. ¿Qué vi en medio de los abismos de la almohada? ¿Qué pude haber escuchado en las muertes de las madrugadas? ¿Podría uno encontrarse consigo mismo antes de despertar? ¡Podrían pasar tantas cosas entre la muerte y la resurrección que solamente Dios es capaz de recordar todo para luego contárnoslo! Bien, no quiero tensar demasiado la cuerda. Me gusta la ligereza y lo que se va moviendo con la intención de marear. Así me gusta jugar.
              Una oración extraña arruina un párrafo para algunos puristas. Para mí no es así. Si existe el punteo de guitarra, ¿por qué no puede existir el "solo" en literatura? Y la soledad es lo que me inspira a leer a Kierkegaard, Nietzsche y Schopenhauer. Y me siento acompañado cuando el loco, ateo y masón francés me dice lo pervertidas que son las mujeres por naturaleza. Entonces me doy cuenta de que la vida es sueño, que todo es mentira y que no voy a cambiar por lo que dicen los demás. ¡Voy a vivir por siempre! Quiero desorden, violencia, corridas, galope y golpes fulminantes. Y voy a terminar esto a lo grande: en el sueño me encontré con un ser querido que me dijo que él es Johannes de Silentio. Esa mañana me levanté triste al pensar que hay personas que no han leído Temor y temblor. ¿Por qué habría de ocurrir algo así en la vigilia? ¿Puede pasar que alguien que no sabe quién es quién en la literatura aparezca con un cambio de identidad tan notorio?
           La gente que me lee piensa que vengo de una familia del Opus Judei o algo así. Nada que ver. Ninguno de mis padres o abuelos son profesionales y no lo veo mal. Ya saben que estudio Letras en la UBA pero me importa un huevo la chapa. Es de gringo andar mostrando los títulos a los demás. Pero sí valoro el afán de instruirse y leer. Esto más allá de las instituciones. Y a veces uno lamenta que la gente no sea más leída pero algunos ni siquiera están bien comidos. Muchas cosas funcionan mal y yo a veces soy demasiado idealista. Me siento yo solo en el mundo. Creo que todo es una invención de mi mente. Sé que estoy muy loco y por eso sé que nada le hace una raya más al tigre: el ser querido de mi sueño no es Johannes de Silentio sino que es él mismo. El verdadero Caballero de la Fe soy yo y doy gracias a Dios por ser cristiano, poeta y luchador y por la sangre europea que corre por mis venas...

5 comentarios:

  1. Buen rescate filosófico del viejo Soren, una pena el etnocéntrico final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Sí, el final es etnocéntrico porque me cansé de la historia afrocéntrica...

      Eliminar
    2. Qué raro cansarse de algo que nunca empezó...

      Eliminar
    3. Hace rato que tenemos una historia afrocentrada pero es en vano hablar de estos temas con gente progre. parece que la culpa de todos los problemas del mundo es del hombre blanco cuando sabemos que no es así...

      Eliminar
  2. he leido bastante a s.k. providencialmente formó parte de mi evolucion hacia mi encuentro con Dios en la Iglesia Catolica , pero ya ha quedado muy atras, ya no lo puedo leer, despues de conocer a los Padres de la Iglesia y la Escolastica , leer la exegesis biblica y la filosofìa de este hombre han pasado a ser - a mi gusto- como comer engrudo... tengo amigos que se han quedado obsesionados con sus diatribas contra la iglesia, no entendiendo que lo que a èl le repugnaba era la repugnante iglesia protestante danesa sobre la que Bloy en el segundo tomo de sus diarios nos cuenta: "El debilitamiento de la razón de estos seres es un prodigio abrumador. En lo que respecta a la ignorancia, excede de todo lo que pudiera imaginarse". Lo he comprobado personalmente :he conocido a un pastor protestante argentino-danes, un tal Albertsen, un puto insufrible de sonrisa hipocrita que terminó mostrando la hilacha haciendo casamientos homosexuales... en fin, si a vos todavia te sigue sirviendo Soren , bienvenido sea. un abrazo!! Andrès

    ResponderEliminar