Respeten sus progreleyes y no sean contradictorios censurandome.

El Congreso no promulgará ninguna ley con respecto a establecer una religión, ni prohibirá el libre ejercicio de la misma, ni coartará la libertad de expresión ni de la prensa; ni el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y de pedirle al Gobierno resarcimiento por injusticias.
(Primera Enmienda de la Constitución de los EE.UU., ratificada el 15 de diciembre de 1791.)



Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Articulo 19 de la Declaración Universal de los Derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 10 de Diciembre de 1948 en Paris.



- 1. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber ingerencias de autoridades públicas y sin consideración de fronteras.

-2. Se respetan la libertad de los medios de comunicación y su pluralismo.

(Artículo II - 71; Título II concerniente a Libertades del Tratado para el que se establecia una Constitución Europea)

lunes, 15 de julio de 2013

Sueños locos III (los comerciantes)

  





      
    Vamos a toda velocidad esquivando la mentira de la otredad. Va: iba yo caminando por las emputecidas calles de algún barrio medio burgués como Floresta o Villa Luro. En el camino, un tipo medio italiano de pelo negro y ojos marrones alcanzó a darme un volante, una publicidad en papel, de no sé qué. Junto al tipo cuarentón se hallaba una vaca adolescente de industria nacional, bien argenta la lecherita. Además de darme el folleto con la fórmula mágica para no sé qué cosa, me dieron dos cigarrillos finitos como agujas. Yo no fumo, pero encendí esas dos muertes en simultáneo y me fui pitando bajo el poco sol de esa tarde frígida y amargada. En un momento, luego de haber caminado algunas cuadras, llegué a una esquina de una manzana irregular, triangular; una punta de flecha cuyos lados eran norte y sur. Yo tomé el lado sur, como siempre. Pero me di cuenta de que me estaba siguiendo el flaco con la gorda de tez trigueña. Yo iba fumando esos cigarrillitos de homosexual y me sentía molesto al verme con marca personal. Obvié la dirección meridional de mis pasos y me paré en la esquinita mágica, en la punta de la punta de la flecha. Escondido en el umbral de la casa, esperé a que el tipo pasé con la triste mujercita de ojos oscuros y pelo pintarrajeado de amarillo con brillantes raíces negras. Pude emerger del portal de la vivienda arrojando golpes sobre la humanidad de mi perseguidor. Yo sabía que este hombrecillo me quería chantajear o hacer algo malo. Le di una paliza espectacular. Le inundé la cara con piñas pesadas, piñas que matan y hacen morir. Una vez en el piso, pude haberle pateado la panza pero me dio lastima. La mujerzuela que estaba con él lloraba. Decía que ella era indigente y que él la estaba ayudando.

         De golpe y sin porrazo, o con muchos golpes y porrazos para el improvisado comerciante, pobre vendedor de humo, me hallé yo en declaración ante un rabino en su oficina. Creo que el hombre de barbas blancas era, además de religioso, un administrador de la Justicia. En el final de los tiempos, las sinagogas serán más que los tribunales ordinarios. A mí lado, como querellantes, estaban la gorda y el flaco con la cara rota. Yo era un joven sacerdote, recién salido del seminario. Por eso traté al rabino de colega y éste no aceptó ese trato. Su soberbia lo pudo. Luego me amonestó por haber golpeado al pobre sujeto. A pesar de todo, a pesar de las leyes, la urbanidad y la moral, se pudo comprobar que el tipo se dedicaba a estafar a la gente junto a su compañera impresentable. Lo bueno es que todos salimos ganando: los dos estafadores recibieron un trabajo por parte del judío y éste último me declaró inocente. Nos dijo a todos que no hagamos lío y que no vayamos nunca más a molestarlo so pena de cárcel y terribles tormentos. Agradecido por el juicio salomónico y benigno, yo valoré las formas seculares de quién podría haber dictaminado de otra manera y no me retiré sin antes dar las gracias. El sabio, a pesar de ser contrario a mis creencias, reconoció mi honestidad moral y me despidió con las manos llenas de comida y una carta de recomendación para poder circular por todos los caminos del mundo. Se diga lo que se diga, creo yo que ese rabino es un muy buen tipo. Sospecho que es tan bueno que en cualquier momento querrá convertirse al Catolicismo con tal de ser mi compañero en la ardua tarea de evangelizar.

8 comentarios:

  1. Alan Argento · Comentarista destacado · Busca en Buscavidas
    http://surferpunks.blogspot.com.ar/2013/07/suenos-locos-iii-los-comerciantes.html Bueno, yo creo que se debería dejar de construir en Buenos Aires. Podrían llevar todo ese caretaje burgués al Interior o a los países limítrofes. ¡Basta de edificios! ¡Basta viejo! Necesitamos parques y plazas para todos los vecinos, necesitamos verde. Me tienen harto estos tipos cuyos apellidos tienen más consonantes que el abecedario y que se dicen arquitectos. Cero arte, cero forma. Parece que todo es plata, plata, plata. Eso se llama genocidio arquitectónico. Estos son todos masones y atorrantes. Dejen de pensar en la platita. Hagan ciudades nuevas en el Interior. Hay que distribuir mejor la población. Somos una de las ciudades con menos espacios verdes. No rompan más. Por el amor de Dios se lo pido. No es de buen criollo llenar la ciudad con torres altas. Eso es cosa de gringos. Tiene que volver las casas bajas tipo chorizo. No jodan más con esas mierdas que levantaron en Caballito y Palermo (otrora el suburbio del poeta Evaristo Carriego).
    Responder · 3 · Me gusta · Dejar de seguir la publicación · Hace aproximadamente una hora

    Cordin Mario · Nacional de Córdoba
    Alan Argento ·
    DECÍS: Me tienen harto estos tipos cuyos apellidos tienen más consonantes que el abecedario Y ESTOY DE ACUERDO CON VOS: VIVAN SÓLO LAS VOCALES, ARRASEMOS LAS CONSONANTES Y LAS CIUDADES Y CONSTRUYAMOS OVEJAS COMO BUENOS CRIOLLOS DE LANZA Y BOLEADORAS, Y FESTEJEMOS LOS AVANCES BAILANDO EL PERICÓN -- Y VIVA MI CHINA Y MI PINGO ( INCLUSO TU ZAINO).
    Responder · 1 · Ya no me gusta · Hace 10 minutos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Usted habla desde la ironía pero está buena la idea de las vocales. Me gusta. Y también lo de las lanzas y boleadoras. Hay que volver a las raíces de la Patria o, por lo menos, no taparlas con edificios llenos de burgueses afeminados...

      Eliminar
  2. SI APROBÁS O NO ES SENCURA, ASÍ QUE DEJEN DE HABLAR DE LIBERTAD Y REBELDÍA ---SON UNOS BURGUESES REACCIONARIOS Y RETRÓGRADOS CONSTRUCTORES DE CIUDADES Y DE ZETAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te voy a censurar por escribir con mayúscula. Pero no, te voy a dejar publicar. Vos sos un pelotudo y un maraquita con patas...

      Eliminar
  3. ARRIBA REPRODUCEN QUE NINGUN INDIVIDUO SERÁ MOLESTADO POR SUSU IDEAS PERO DESPUES SE TOMAN EL DERECHO DE PODER CENSURAR ------ SON O SON CHIQUILIN/ES PELOTUDOS Y ENGREIDOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Yo te censuro viejo puto? Burgués de mierda...

      Eliminar